jueves, 29 de abril de 2010

¿Ser?


La aurora grisácea
con sus pisadas sonoras
el café con leche humeante
y el tráfico me espera
rugientes los churros.
Ardiente el metro
listo para apisonar los sueños
a ritmo de rail.
"Borra mis ojeras,
que ya plegan sus alas
al cuerpo desierto"

"Me dirijo infecundo
a un tránsito descarado
cuento los segundos"

--------------------------------------------------------------------------------------------

Hace un par de días tan sólo que me siento mejor,
quizá porque he decidido arrancarme la afectación
y despojarme de los hundimientos
quizá porque he decidido no tratar de entender
a toda costa lo que no entiendo.
Parar.
Soñar.
Despertar.
Vivir.
Trabajar.
Cocinar.
Escuchar.
Ordenar.
Leer.
Reir.
A veces cantar.
No sentir, lo que más que productivo
es tormentoso.

Caminar...

miércoles, 28 de abril de 2010

Te doy una canción- Silvio Rodríguez



Y hoy...te doy una canción...

http://www.youtube.com/watch?v=E3QFb6KAr94



Cómo gasto papeles recordándote,
cómo me haces hablar en el silencio,
cómo no te me quitas de las ganas
aunque nadie me vea nunca contigo.

Y cómo pasa el tiempo
que de pronto son años
sin pasar tú por mí
detenida

Te doy una canción
si abro una puerta
y de las sombras sales tú.
Te doy una canción de madrugada
cuando más quiero tu luz.
Te doy una canción
cuando apareces
el misterio del amor
y si no lo apareces
no me importa: yo te doy una canción.

Si miro un poco afuera me detengo,
la ciudad se derrumba y yo cantando,
la gente que me odia y que me quiere
no me va a perdonar que me distraiga.

Creen que lo digo todo,
que me juego la vida
porque no te conocen
ni te sienten.

Te doy una canción
y hago un discurso
sobre mi derecho a hablar.
Te doy una canción
con mis dos manos,
con las mismas de matar.
Te doy una canción
y digo: Patria.
Y sigo hablando para ti.
Te doy una canción como un disparo,
como un libro, una palabra, una guerrilla...
como doy el amor.

martes, 27 de abril de 2010

Solamente-Alejandra Pizarnik



ya comprendo la verdad


estalla en mis deseos


y en mis desdichas


en mis desencuentros


en mis desequilibrios


en mis delirios



ya comprendo la verdad
ahora a buscar la vida...

lunes, 26 de abril de 2010

Alice in Wonderland


Como Alicia en el país de las maravillas
quisiera encogerme y agrandarme a placer,
enamorarme del sombrerero loco
que sepa quién soy y no me tome por una falsa Alicia.

Como Alicia, aspirar el humo del gusano azul
y asustarme del gato parlante que me confunde con sus acertijos,
perseguir al conejo porque el tiempo de la grácil juventud expira
dejarme aconsejar por dos hermanos gemelos en continua disyuntiva:
la razón y la locura.

Engañar ilusioriamente a la reina roja
y colarme en un mundo de naipes sin fin,
para al fin
terminar por comprender el orden de todo
y el significado...la justicia, la bondad y la belleza.

Quizá porque la nada y el vacío conducen al sueño,
y saber cuándo se está soñando es sabiduría...

sábado, 24 de abril de 2010

Seguir viviendo


Parecía un día veraniego y el sol ocupaba un lugar privilegiado en el cielo.
Se había despertado con resaca, y según avanzaba el día, los elementos conocidos
y las personas parcialmente desconocidas para compartirlos, le aportaban una mayor tranquilidad y una mayor fuerza.
La noche anterior había discutido con una persona muy especial y a la par, había recibido otras palabras duras vía sms. Últimamente, se había aficionado a ponerse muy pesada con lo que le preocupaba y no tenía solución a priori, y estaba, demasiado inquieta. Precisaba del plácido fluir pero tampoco parecía poder llevarlo a cabo. Se ahogaba en un vaso de agua.
Ahora, se sentía cansada y extraña (rarezas conocidas empañadas por alcohol). Y desde su mesa, con su zumo de naranja, paladeaba la plaza, el bar de Rafa (sin Rafa, ahora era propiedad de unos chinos), los rincones, las paredes desconchadas de los edificios, el mercado, el mismo puesto de carne donde años atrás compraba los filetes y siempre la llamaban guapa. Todo aquello le hacía sentirse como en casa y no quería marcharse a su actual hogar.
Como era sábado, decidió que pese a sus nuevos buenos hábitos adquiridos (deporte, dieta, y pocas drogas) iba a comerse un buen chuletón. Y así lo hizo.
Luego, durante la hora de la siesta, jugó a un juego de palillos muy divertido con su eterno amigo y el compañero de piso de éste...mientras la pareja de recién conocidos dormitaba pasillo adentro. Cuando la tarde rozaba su ocaso, se marchó para arreglarse y salir a cenar.
En el metro, el cuerpo le sudaba y se sentía sola, ora triste ora ¿esperanzada? en que las cosas de una vez se esclarecieran, aunque no estaba segura de ello.
Otro día, con otros acontecimientos y otras demandas ya estaba a punto de agotarse. Y pensándolo bien, ¿qué había aparte del paso trágico y bello del tiempo? No demasiadas cosas excepto los detalles y las sorpresas (en el caso de producirse), así que fue a cenar y cenó muy poco. Notaba cómo su organismo iba perdiendo la batería, y se fue muy pronto a casa.
Llegó y se acomodó frente a la ventana, como era costumbre. Abrió el ordenador y contó todo aquello, para que aquel día y la larga noche anterior cobraran algo de sentido. Sólo por trasnochar un poco más los sueños y reposar los alimentos. Sólo para que el firmamento acunara sus últimas reservas.

Y ya estaba. Se marchaba, se precipitaba al blando sueño, sin ni un sólo minuto dejar de pensar en la rapidez y la lentitud de todo. En sus dedos y en su boca y en sus ojos. En su mente y en su corazón.
Firmó la pieza con amor y se destronó con elegancia.
Al menos, tenía que empezar por saber lo más sencillo: saber que quería seguir viviendo.

jueves, 22 de abril de 2010

Alejarse para encontrar

No resulta nada agradable
Ni bonito
Cuando una de las personas
Que alumbran tu existencia
Te dicen que tienen que desaparecer.


Ves fluir su mundo y comprendes,
Como tantas otras veces has tratado de comprenderte a ti mismo
Que así debe de ser,
Y debes respetar que se tomen elecciones,
Elecciones de soledad, reflexión y lejanía
Pero cuando se quiere tanto a alguien
Duele profundamente la separación;


Las preguntas, muchas ocasiones sin respuesta,
De si servirá para algo o de si el tiempo hará que mejoren las cosas
Son una incógnita que bebes como un trago amargo,
Pero sabes. Sabes que debes seguir adelante, averiguar tus pasos,
Fortalecer tus esquinas, curar los chakras dañados por la falta de comunicación.


En mi caso, uso los cuarzos que alguien me regaló como instrumento especial
Para espaciarme, tranquilizarme, sondearme y encontrar,
No tanto en lo externo como en lo interno, motivaciones ilusiones nuevos sueños
Que quizá son viejos pero que han de adquirir una nueva virtud,
La virtud de voluntad.


Y así, todo esto es muy duro, cuando por teléfono me dices que me quieres
Y yo te digo que también, y quieres esconderte para no salpicarme, insisto
Te respeto, pero también y sólo si quieres saberlo, te diré que te necesito,
Porque en la juventud creí no necesitar a nadie y ahora soy como una silla
Que precisara de sus cuatro patas para vivir, y de la alegría y los consejos de esas cuatro patas, porque una a veces, no sabe ni quién ha sido, ni quién es…y se arrepiente de cosas, de otras tal vez no, pero los recuerdos compartidos, son los más verdaderos y los más satisfactorios de nuestra historia.
Particularmente yo, no sé qué haría sin miradas, sin abrazos, sin palabras…no sé qué haría…
Entretanto, espero…esperaré que te repongas, para que vengas a ser mi amiga, otra vez, cuando las tormentas amainen y los corazones estén en órbita.

Gracias por todo, entretanto.

The Writter (El Escritor) de Roman Polanski

Ayer estuve viendo El escritor de Roman Polanski, y la verdad, es que me gustó y me desconcertó, a partes iguales.
El escritor es una trama en la que al final, como ya es habitual en este tipo de géneros,
hay un culpable verdadero que en un inicio parece ser la persona, a la que menos se le relaciona con el caso a descifrar en cuestión.
Lo que sí...la actuación de Ewan Mcgregor (como el escritor), limpísima. Pero en cambio, la de Pierce Brosnan (como un ex-primer ministro llamado Adam Lang) deja mucho que desear, así como la de las actrices secundarias cuyas intervenciones no se encuentran bien definidas. Y no sé, hasta qué punto Polanski, puede haber cuadrado este detalle a posta (la falta de definición clara de la personalidad de los personajes femeninos) tanto como ha podido cuadrar esos primeros planos agónicos de cámara, donde las expresiones son dubitativas como en una entrevista, y las fruncidas de ceño o el temblor de párpados o la mueca de la comisura de los labios, tratan de desconcertar al espectador, desconectándolo de los motivos principales que nutren el guión de la película. De modo, que como no lo sé, ni lo sabía tampoco ayer...traté de evadirme de dichas percepciones y centrarme en el desarrollo de la trama.

Al principio de la película, pareció que prometiera mucho más enredo: contratar a un escritor para escribir las memorias de un ex-ministro con todos los oscurantismos que rodean la vida política; pero luego, de repente, la suciedad comenzó a redundar en un par de frentes y la película casi se cerraba, dando cada vez más pistas y con la inquietud del escritor presente en cada escena. Por supuesto, y como también era previsible, el escritor acaba interesándose por hacer una incursión en el periodismo de investigación y descubrir qué hay oculto tras una serie de hechos que nadie parece poder explicarle. Así que...entre persecuciones, dilemas éticos y pasos atrevidos, el desenlace está servido, en plato caliente.

El mensaje más importante que me ha transmitido este film, es el saber, que hagas lo que hagas, según en qué esfera estés y según con quien te codees, muy probablemente las consecuencias de lo que hagas, sólo serán consecuencias mientras dure su importancia. Luego, siempre hay alguien que se encarga de lavar los platos, y vuelve todo a la normalidad, con las espaldas bien cubiertas.

Y es que por mucho que tratemos de reflejar la verdad, siempre habrá quienes manipulen los hechos para cambiar el curso de la historia.

martes, 20 de abril de 2010

Mi primera experiencia en la Zarzuela, y Borja Quiza






Este domingo pasado, o sea, el día de mi bajón, no pude más que acompañar a mi madre a la Zarzuela. Es evidente que con los ojos hinchados y un dolor de cabeza espantoso sentía que no podía ir, pero no quería defraudarla aunque mi necesidad de que las mantas me tragaran fuesen mayores.

La verdad, es que las Zarzuelas que fuimos a ver (dos piezas) resultaron ser un poco atípicas en su reversión. Según los entendidos, "Chateau Margaux" y "La viejecita" hacían gala de una evidente rareza escenográfica y un peculiar desarrollo, que, aunque rebosantes de brillantez y originalidad a mi modo de verlo, hicieron que estas piezas gozaran de un éxito rotundo en su presentación en Barcelona, pero en cambio, de un fracaso o un semi-fracaso en Madrid. Ya sabéis que en Madrid son muy chapados y muy castizos. "La Zarzuela es la Zarzuela y no admite variaciones" (a merced de ser un género sobre todo frecuentado por personas de la tercera edad madrileños de pura cepa).



Así que allí estábamos las dos: mi madre y yo, en el anfiteatro de los teatros del Canal de Isabel II viendo la Zarzuela.

Al principio, he de reconocer que tampoco me impresionó gran cosa...del estilo ópera, pero mucho más teatral y cómica, más folclórica diría yo...la ópera es sin duda más seria, más sobria.

Pero luego, según iba avanzando la representación y comenzó la segunda Zarzuela: "La viejecita", se me abrieron los ojos como platos cuando entró en escena la voz y el porte del famoso barítono gallego (de Ladrido, Ortigueira) Borja Quiza.

Ya sabéis lo dada que soy a recalcar la genialidad cuando la contemplo, pero debe ser un defecto porque no puedo evitarlo, que cuando veo arte dentro de una persona (y desde un anfiteatro) es porque me ha impresionado muy gratamente.



"La viejecita" es una obra cómica ambientada en el regreso a casa de los soldados tras la rendición francesa del 2 de Mayo.

Borja interpreta a un comandante (creo pero no estoy segura de sus galones) que está enamorado de la hija de un marqués. Lo que ocurre, es que Carlos (que así se llama Borja) es un bala perdida que se dedica a irse de juerga y gastar todo el dinero. De modo, que el marqués, no quiere a dicho pretendiente para su hija, y promete a ésta a un general de la guardia.

El marqués, así, da una fiesta para recibir a los valientes soldados que han luchado con coraje y valor, y aprovecha para presentarle a su hija, su nuevo prometido. Por supuesto, se encarga, de que a dicha celebración no acuda Carlos...y éste, mientras tanto, se dedica a urdir un plan que le facilite colarse en la fiesta, por dos motivos: El primero, volver a ver a su amada, y el segundo, ganar una apuesta con el nuevo prometido de la hija del marqués. Así que así lo idea, y así lo logra. Se disfraza de una viejecita argentina que es la supuesta tía millonaria de un compañero de batallón, y con máxima expectación se cuela en la fiesta, bailando para aquí y para allá con gran destreza y agilidad, sorprendiendo a todos los presentes, sin que ninguno a priori (ni siquiera el propio sobrino) denote que no se trata de su tía, y que aquel personaje no es ninguna "viejecita" sino Carlos.

El caso, es que la interpretación que lleva a cabo Borja, desde su aparición (con unos solos vocales que por su cadencia, ritmo y potencia harían desmayarse al más pintado), hasta su representación de la "viejecita" (cantando zarzuela en argentino), este estupendo actor, porque para mí es un actor, hace un despliegue de medios sirviéndose tan sólo de su mímica y su corporalidad y de su tremenda voz, que concentra toda la expectación del público dirigiéndola sin escapatoria hacia su persona.

Así que sin más...os animo a que si pasan por vuestras ciudades estas singulares piezas, o este singular personaje, no dejéis de verlos...porque al menos, me arrancó varias sonrisas e hizo de aquella tarde, una tarde algo más agradable.

lunes, 19 de abril de 2010

ESTALLIDO




A veces nuestra propia necesidad, nos genera que no podamos ver las cosas nítidamente. Es, como si todo estuviera distorsionado o codificado por percepciones, impresiones, intuiciones, sensaciones que parecen ser o significar algo más, de lo que en realidad significan. Los individuos, somos altamente sugestionables, en función del grado de sensibilidad.
Siempre he pensado (como ya algunos sabéis) que la vida no tiene sentido, o más que no tiene sentido en sí, algunos sucesos o la ausencia de los mismos, no poseen la trascendencia de la que los dotamos. Sin embargo, en nuestro proceder cotidiano precisamos o buscamos unas estructuras, una estabilidad, a saber...en mitad de un mundo poblado de contradicciones.
Buscas satisfacer tu hambre de realidad, de verdad, de forma equivocada, justo, porque no dejas de estar rodeado de elementos de ficción...pero ese sería otro capítulo.

Sabes, que el control sobre todo, no obstante, es imposible e improbable (nadie está seguro de forma permanente ni al 100%). Y la perfección...es una quimera más que lejana. Y el corazón...es un bobo con síndrome de abstinencia.

En fin...que rastreando todo esto sin encontrar de forma exacta nada, aprendiendo a vivir en la cuerda floja, en ocasiones, mi necesidad se apodera de mí, de mi cordura para desenvolverme, de mi serenidad. Y siento, en lo más profundo de mi ser, que se torna muy difícil enfocar. Es, como una visión calidoscópica...tan preciosa como perturbadora y misteriosa, tan real como etérea. Saberlo, por supuesto, me produce frustración. Y la frustración, es sin duda, el mayor enemigo al cual hay que enfrentarse una y otra vez en el camino de la vida, con uniforme de hierro.
Lástima que algunos seamos incapaces de ser de hierro, y nos parezcamos más a un melocotón.
Un melocotón maduro mordisqueado, al que el tiempo trata de endurecer, aunque en la parte cercana al hueso siempre anide blandura, emotividad, dulzura. Es pues, imposible, que en algún momento de tu existencia (a sabiendas de tu sensibilidad o hipersensibilidad)...cuando ya no puedes más con tus necesidad, tu frustración y tu tristeza...se produzca un fenómeno al que yo he bautizado como estallido.

Ayer por la mañana, por cierto, tuve un estallido...y creo, que no he solucionado absolutamente nada teniéndolo...eso sí, al menos he expulsado fuera gran parte de mis presiones...y dicho sea de paso, he roto una trayectoria de excesiva actitud comedida en cuanto a manifestaciones.
Ha sido, una reacción tan desesperada como terapeútica...

Y ahora, aquí estoy: de lunes, con toda la semana por delante, y esperando que las nubes se despejen de una maldita vez, y que mi visión se apacigüe, y que mi necesidad se amodorre un poquito...a base de sentido común.
Y que todo siga con más o menos normalidad. Pues, a fin de cuentas, luchar contra la esencia de uno mismo no tiene demasiado sentido. Tiene mucho más sentido esperar y creer.
Creer que hay algo bueno reservado al otro lado del telón.

viernes, 16 de abril de 2010

PeaCe Of MiND


Hoy me apetece compartir con vosotros una canción muy emotiva de esa pedazo de voz que es Lauren Hill...

http://www.youtube.com/watch?v=EyOhUXsGqak&feature=related

Me encantan las composiciones tensadas, sentidas, sulfuradas y apasionadas nacidas de los huecos intercostales del torso izquierdo...


miércoles, 14 de abril de 2010

Crónica de la semana- Tupper Sex

Hace aproximadamente 3 semanas, una amiga se embarcó en un nuevo y apetecible proyecto. Y digo apetecible, porque cuando las personas escuchan la palabra mágica, úsease: tupper-sex, automáticamente se genera una expectación generalizada.
La verdad es que yo nunca había oído hablar de este negocio. El negocio de las reuniones de sexo a domicilio, o más que de sexo, de la venta de artículos relacionados con el ocio sexual, tanto para hombres como para mujeres en un espacio concreto, en compañía de otros compradores/as.
Al parecer, la venta y la difusión de los artículos se realiza de la siguiente manera: Primero, hay que telefonear a la agente que impartirá la reunión (utilizo el término impartir porque estas personas conocen a la perfección el funcionamiento y uso de los aparatillos, y se encargan de instruir a sus futuros/as usuarios/as de cómo usarlos), luego, se organiza una reunión en casa de alguien, con el sólo requisito de que dicha reunión deba estar formada por personas del mismo sexo, o de la misma identidad sexual. Por último, y para la reunión, se prepara un picoteo o una cena y algo de alcohol, que corre por cuenta del dueño/a de la casa, y finalmente se lleva a cabo la elección y compra de los productos.

El tupper-sex está genial, y desde mi punto de vista, no sólo porque ofrezca una gran flota de artículos (consoladores, ropa interior, lubricantes, dispositivos, etc...)y posibilidades, sino porque lo considero en toda regla una labor de apertura. Es decir: no nos vamos a engañar, amigos/as. En pleno siglo XXI, todavía muchos y muchas son bastante retros. Todavía a la gente le da vergüenza reconocer (en especial a las féminas) que disfrutan masturbándose, tocándose y generando nuevas fantasías...y con respecto a los hombres, me imagino a alguno que en lugar de ir de machito tenga la ocurrencia de comprar un alargador del pene, vaya, que pienso que en estas reuniones se puede compartir y se puede pasar divinamente, a la par que soltarse la melena y elegir el producto que a cada uno/a más le guste.

Yo, ya he adquirido mi primer artículo por un módico precio (sin reunión y sin nada de momento, que ya la habrá)...unas bolas chinas.

Y tú...¿a qué esperas?

martes, 13 de abril de 2010

Silencio-Octavio Paz



Así como del fondo de la música



brota una nota



que mientras vibra crece y se adelgaza



hasta que en otra música enmudece,



brota del fondo del silencio



otro silencio, aguda torre, espada,



y sube y crece y nos suspende



y mientras sube caen



recuerdos, esperanzas,



las pequeñas mentiras y las grandes,



y queremos gritar y en la garganta



se desvanece el grito:



desembocamos al silencio



en donde los silencios enmudecen.

lunes, 12 de abril de 2010

Limpieza deportiva



Y ahora dejo que el sudor empape mi espalda.
Hago carreras eternas con diferentes rutas
desde todas las esquinas vacías de Madrid hasta mi casa, y reparto virutas y esparzo migas para no perderme;
Entonces la sonrisa busca su punto más pulcro,
no me desanimo, aunque me abstraigo
trato de que la habituabilidad no me destruya
y hago planes para saltar con buen impulso
de un tejado a otro tejado
de un sentimiento a la ausencia del mismo,
de la culpa a la aceptación de lo que ocurre,
y me desenredo, suelto amarras, me aligero
si tan sólo con eso...y a través de eso pudiera crecer,
cuidarme,
ya sería un logro pertenecer a mis propias libertades
y ser hija de mi naturalidad.
Y volar, y sentirme y aprenderme,
y secar mi sudor y enjuagar la esencia de mis poros
y ser con ello más positiva, y también con ello, más real.

Hacer una limpieza deportiva de mis emociones para llegar a la meta, aunque por el momento aún no sepa de ésta, muy bien, cuál es.
Necesito moverme en algún sentido para no paralizarme, mientras me encuentro.

A toda primavera le llega su astenia


"Hay días de púrpura interior y sangre salpicada"

jueves, 8 de abril de 2010

Corazón en obras


Intento no deprimirme
aunque a veces es imposible
llevando a cuestas como llevo
este corazón en obras trágico

Deseo que lo abracen
pero quizá no está listo
para ser abrazado en su plenitud,
no se deja querer naturalmente

Todo condiciones y exigencias
para entenderlo,
pero es una necesidad,
pues está en obras y es trágico,
acaso precisas un arnés para escalarlo
y notar cómo late.
Cómo late de arrepentimiento si daña acaso
a otro corazón. Quizá resbales
por su frágil estructura.

Pero si este corazón en obras tiene sus porqués,
sus porqués son las licencias del entusiasmo
para entregarlo sin reservas,
para creer en su rehabilitación a destajo

Aunque me temo que tras haberlo procurado durante años,
ha resultado ser una mentira,
porque aún no hay nacido quien quiera ostentar el título
de arquitecto del olvido y perito de corazones.

Así que a lo mejor soy yo,
la que debe estudiar su patrimonio,
aceptar que está resquebrajado
hacer la mezcla de escayola
y enderezarlo.

Así que a lo mejor eres tú la persona a la que más amo, y a la que con menos acierto aparto
con estas ruinas de costosa inversión y rentabilidad a flashes.

Así que a lo mejor sueño con que un día me abraces, y no te importe, exactamente, en qué estado me encuentro.
*Esta entrada no es posible comentarla por deseo expreso de la autora, o sea yo.
Feliz Fin de Semana

Como tú-León Felipe




Así es mi vida,

piedra,

como tú. Como tú,

piedra pequeña;

como tú,

piedra ligera;

como tú,

canto que ruedas

por las calzadas

y por las veredas;

como tú,

guijarro humilde de las carreteras;

como tú,

que en días de tormenta

te hundes

en el cieno de la tierra

y luego

centelleas

bajo los cascos

y bajo las ruedas;

como tú, que no has servido

para ser ni piedra

de una lonja,

ni piedra de una audiencia,

ni piedra de un palacio,

ni piedra de una iglesia;

como tú,

piedra aventurera;

como tú,

que tal vez estás hecha

sólo para una honda,

piedra pequeña

y

ligera...






Os apunto este enlace para que oigáis el poema interpretado por Paco Ibáñez.

miércoles, 7 de abril de 2010

Entrada 51: Luna de Miel


Allí estaba ella,
pelo corto con picos de estrella
voz de agua
figura erguida y ojos...
toda ojos y pestañas.

Allí estaba ella
en las calles de Sevilla
recién besadas
por la primavera de azahares inundando la noche
y empapando la madrugada,
voz de agua
figura erguida y ojos...
toda ojos y pestañas.

Y allí estaba ella
emedeando con su amada,
besándose a la luz de unas luciérnagas
riendo sin riendas
amando con sábanas frescas
sonidos de agua
figuras erguidas y ojos...
todas ojos y pestañas.

Así era el amor...la luna de miel contagiosa,
así la música, la poesía y el concierto.


martes, 6 de abril de 2010

Trayectorias


El otro día conversábamos sobre inaugurar. El que inaugura rompe barreras,
y pasa a convertirse en el primero en producir un movimiento, una emoción o una ilusión concretos...ya, nunca más repetibles; aunque sí, desde algún lugar pudieran imitarse los continentes, nunca los contenidos. No es igual. Nada lo es.

Tampoco ya nada es igual ante un público que espera, espera que sigas dándolo todo, y todo, con la misma intensidad, con la misma energía, alegría y liviandad.
Sin embargo, lo cierto es que el arte como los sentimientos, están sujetos a ciclos de brotes y a la forma de fluir no siempre controlable de quienes los esculpen o los sienten. Por otro lado, están también sujetos a una auto-comprensión y a una identificación constante con lo que uno es.

Por eso, hay momentos de replección, de reflexión, de separación y hasta de hastío o cansancio dentro de las trayectorias.

Es entonces, cuando estar con uno mismo se torna lo más importante. Recuperar el sentido o los sentidos que has perseguido con éxito o con torpeza por respuesta.
Las fórmulas, sin apreciarse a uno mismo, no sirven de nada. Sin valorar o hacer balance. Sin darse cuenta, de la magia que tiene uno entre las manos.

Pero ojalá, sigan existiendo esos replanteamientos y a la vez...esas fugas intensas de escaso raciocionio...porque sólo en las propias contradicciones somos quienes somos, reconocibles y únicos.

Y por ello seguimos creando y teniendo sueños, y por ello le damos forma a los sueños, y por ello también, evolucionamos y pasamos página.

lunes, 5 de abril de 2010

Este atardecer que nos separa



Como una bomba calorífica inflamada
se restrega contra las nubes de este atardecer que nos separa
como una casquivana erizada
que tañe sus medias para expresarse luego,
lasciva en el retorno:
Globo infeliz de luz de mi mente,
reflejo, acaso sueño de alma partida
El sol, es la luna iluminada quiero decir,
y si no es por la óptica, pierde su brillo,
y si no es por la obscenidad pierde su talle.
De modo que asólame
antes de que el murmullo de las gentes me acaben de confirmar
que ha atardecido.