jueves, 30 de septiembre de 2010

Prisionero


Te presto mi TACTO CERCANO

para que lo hagas PRISIONERO.






miércoles, 29 de septiembre de 2010

Huelga ¿general?

Hoy muchas personas no han ido a la huelga porque no pueden permitirse dejar de percibir 70-80 euros en su nómina, y esos (entre los cuales me hallo) no es que tengan excusa pero tampoco dejan de tenerla. Realmente ¿puedo dejar de trabajar un día en pos de algo que no llegará a nada?
Es decir, en tiempos del sindicato vertical, sí...es fuerte, pero en tiempos del sindicato vertical, lucharon a muerte, estuvieron días en la calle, fueron linchados por la policía del régimen, recibiendo palos hasta en el carné de identidad. ¿Para qué? Para conseguir los 45 días por año trabajado, para conseguir que el empresario no pudiera echarte cuando estabas de baja por enfermedad común, para conseguir turnos fijos laborales, períodos vacacionales por los que optar, como trabajador, por derecho.
Todos esos derechos, desde hace 6 años para acá se han ido perdiendo, y el obrero, el currito ha hecho una regresión tremenda.

El último palo ha sido esta última reforma laboral, amparada por quien la ampare, partidos aparte, me siento avergonzada igualmente de PPs PSOEs y demás pinpines que corren por ahí, sedientos de poder y dinero, sin que les preocupe mínimamente la situación del pueblo, y con la sangre tan fría de mentir a destajo cada vez que quieren. Que les de igual que una familia de 3 hijos viva con 50 céntimos al día y de la beneficiencia. Que cáritas no de abasto y que la depresión financiera conduzca a una depresión social. Y por supuesto, dar carta blanca al empresario para escudarse cada vez que pueda y explotar al trabajador bajo una legalidad (es acojonante).
Pero el mayor problema, sinceramente, es que la gente no cree en su propia fuerza, ni en la presión al gobierno. Insisto: nos falta sangre en las venas, ya tanto el pensamiento débil occidental. La única salida para crear el chispazo, es que abandonáramos la maldita mentalidad europea y la comodidad como adormidera del impulso para mejorar, y de paso, como alguna vez he dicho, a algunos les vendría bien pasar hambre a ver si se les estimulan las glándulas sudoríparas.
Al final nos quedamos resolviendo el mundo en un sofá o tomando unas cervezas. ¿De qué sirve la palabrería barata cuando hacen falta hechos? ¿De qué sirve que la gente esté decepcionada si no hay una acción decisiva y libre, sin politizar y por derecho?

Quiero decir: que el día que los ciudadanos nos asociemos porque nos DUELE que se nos trate como a basura y que tengamos la intención de hacer valer nuestro trabajo y nuestro esfuerzo, y exigir respeto por el mismo.., ese día, ese día yo misma estaré al frente de la huelga, con un megáfono y dando voces (pero sin banderas). Entre tanto, no pienso que manifestarse porque a los sindicatos les duela su propio bolsillo, sea lo más razonable.

Buenos días sin huelga.

martes, 28 de septiembre de 2010

A mente abierta

Pensamientos que saben a veneno,
recuerdos corrosivos,
abrevaderos de lágrimas y desconcierto.
Todas las veces que tuviste que decir lo siento,
y que te perdonen no es fácil
pero pasa el tiempo.
Crees que superaste viejos traumas que duermen
en el filo de tus pesadillas,
de nuevo, la culpa de haber roto las expectativas
de niña buena con una trayectoria "buena",
¿a quién querías engañar?, nunca fuiste buena,
aunque sí trataste de hacerlo
trataste de confiar y de confiar en ti misma;
Pero para ello tuviste que huir
fuiste incapaz de resolver aquellas oscuridades
que no amainaban en tu corazón,
y otra vez,
volviste a chocarte contra otros glaciares
y a derretirlos con tu calor,
y otra vez a congelarlos, congelándote tú,
un poquito más cada día,
hasta casi tener que mantener los sentimientos en estado vegetativo
que sin embargo, parecían nacer
parecían ser acunados en la esperanza
de un nuevo ecosistema listo para ser conquistado,
en la esperanza de que todo cambiaría.
Hoy,
hoy ya no esperas cambiar aunque sabes que lo necesitas,
no huyes porque dependes del trabajo,
no enfrentas porque piensas que enfrentar sólo retrasa,
te has decepcionado tantas veces que es imposible mirar hacia otro sitio
o hacerse el loco.

Hoy, hoy ya no esperas que todo tenga sentido,
sabes que debe tenerlo aunque estés cicatrizando,
cada instante de tu vida todas las heridas de bala
que tú no evitaste,
tendencia autodestructiva, quizá...
hoy sabes que debes mirar hacia delante con la frente alta
baja oblicua o qué se yo,
sabes que debes seguir armando las piezas
hasta que un día descubras
cuál es la razón por la que no puedes ser de otra manera.
Porque la razón es que el caos interpretativo lo generas tú.
Y los prejuicios los formas tú
y los miedos los creas tú
y la cobardía la alimentas tú, como a un hamster
comes de tu propia mano
el alimento más insano:
la cobardía y la falta de sentido común.
¿Dónde está tu sentido común? ¿acaso debajo de todas esas ilusiones en las que depositaste tu felicidad como oro en paño?
¿es que el rencor y el empeño de que ciertas cosas salieran bien te hicieron creer que fracasabas sobre omnipotente verdad, conduciéndote por cascadas a cobijos negros dónde la parálisis es el régimen?

Hoy, hoy sabes a la perfección que nadie puede salir de ese cobijo negro excepto tú.
Sabes que la perseverancia y la imaginación, mal enfocadas, son pésimas compañeras de viaje.
Hoy sabes que vives aferrado, pero que en realidad vives aferrado porque no tienes cojones
y sabes que la paciencia y la fe, pero la "fe real" son lo único que ayudará en algo a que salgas
de esta crisis en la que tú solita
te has metido
y metido
y remetido...
y también sabes, que no puedes aspirar a convertirte en algo con lo que nunca te has identificado
aunque te duela, aunque te joda ser un ¿no normal?

vaya, resumiendo: que hoy sabes muchas más cosas de las que nunca hubieras sabido de no haberte equivocado 1000 veces, pero de verdad...¿era necesario equivocarse 1001?

Lo único que sé, es que después de todas estas cosas dichas a la cara, voy apartando los sueños que me cierran y me hacen sentir que fracaso, y voy convirtiendo en materia con la que crecer, cosas que no vayan en función de ningún ecosistema. Ya que la variable fija, soy yo...y si yo no tengo ciertas premisas claras, ninguna ecuación llegará a buen término.

Quiero decir...que no sé por dónde voy a empezar pero tengo que empezar a ver el vaso medio lleno, teniendo los pies bien en el suelo.

¿Lo conseguiré?

Y lo más importante ¿me perdonaré el pasado para poder seguir adelante?

Os lo haré saber en próximos capítulos.



lunes, 27 de septiembre de 2010

Como el árbol dorado- Pablo García Baena

A José Infante

Como el árbol dorado sueña la hoja verde,
ahora que no te tengo, que no te temo, invento
aquellos días, fueron ciento cincuenta días,
larga vida de hombre solo con su infortunio,
de leproso que vela su áurea lacería.

Solo contigo, solos en isla, en celda, en faro
en la noche... Condena que anhelaba perpetua.
Por ventanas clavadas, grietas, gritos, caricias,
miraba hervir el mundo, anillado cual ave
suntuosa que arrastra, enferma, la cadena.

Terror a despertar con el último vino,
con el último alba: estás, estoy. Infierno
de las manos palpando, galeote de niebla
que reencuentra en la sombra la tortura del remo,
en el ornamental poderío del naufragio.

Y el harapo de dicha que yo creía clámide,
y el azur, la corona pagada con las lágrimas
y el coturno falaz de la guardarropía,
ese foco a destiempo, se nos ve todo falso:
saurio de oro, deseos, joyas, tizón, alcoba.

Al rito de los días sanguinolenta entraña
-«Come, bicho-, entregabas, amor, devora, besa.
Pasaban procesiones: «Oh Corazón Sagrado...»
Tú también ostentabas mi corazón en llamas,
vellocino de púrpura que estrujaba tu mano.

Como en ciudad sitiada cuyo botín codicia
el rubio lansquenete, al humo del incendio
altas picas enhiestas, lanzas de jifería
desollaron las viejas virtudes cuyos nombres,
Prudencia, Compasión, aroman los breviarios.

Había que hacer algo: huir de mí contigo,
una sola maleta, un ataúd, un tren
que nos arrase juntos o llamar por teléfono
o al cielo... Estarán comunicando ahora.
Desde los altos muros arrojamos la llave.

Y creció un lirio rojo de llanto sobre el mundo
cuando ya las campanas, funeral huésped mío,
te doblaban y el negro caballo de los muertos,
pisándose el jirel polvoriento y solemne,
te arrastraba al glacial destierro de la ausencia.


domingo, 26 de septiembre de 2010

Mimar

La primera noche que salgas sola,
vístete preciosa,
cuida cada detalle
pon color en tus mejillas y da pequeños saltitos cuando andes...
eso sí, no muy lejos del suelo, por lo que pueda pasar
vas a encontrar "al hombre de tus sueños", y así, te permites el placer
de comprar unas palomitas de maíz...sí: sabes que tienen muchas calorías
pero como ni fumas ni holgazaneas ni dices palabrotas, pues: qué me aspen¡¡¡
quiero decir, que te acomodas en el cine tras una vuelta a la manzana de tu barrio,
te dispones a ver la película, y de repente, cuando apagan las luces de la sala, te das cuenta
de cómo es posible que no hayas hecho esto...mucho antes...no por el simple hecho de estar sola, sola estás cada día, en muchos momentos y enroscada en muchos quehaceres, sino darte un respiro, mimarte: sin nada que tenga que ver con tomarse mil cervezas en la barra de un bar, o bailar hasta las tantas (que no está mal por supuesto pero no estimula el reposo mental ni espiritual). En fin...que sabes que a partir de ahora vendrán muchos momentos como este...saborear un film de Woody Allen no demasiado bueno, pero sí con algunos puntos de humor y a la par de realidad aplastante: la falta de ritmo de las cosas y personas, las necesidades o aparentes necesidades por las que estamos cegados, y la justicia de las acciones en la vida que van con un mensaje de ida, y otro de vuelta (pero la crítica no la voy a hacer porque está ya en entreasombros ;P). A lo que iba...un fin de semana relajante. Luego, he estado ensayando mi número para el suburbia de una forma más definitiva, y la verdad: estoy muy nerviosa porque todo salga bien, pero lo que más me importa es que exista una conexión entre cómo hemos diseñado el número y cómo llegue éste a impactar sobre las personas. El poemario: "La promiscuidad de la luz" está directamente relacionado con los meses pasados, en los que se han alternado dentro de mí diferentes emociones, y más que caracterizarse por ser buenos poemas, son casi revelaciones. Están escritos para poder ser comprendidos sin problema por cualquier persona...mensajes directos sobre las verdades y las mentiras de los sentimientos, cómo los sentimientos y las emociones están siempre influenciados por la luz o la oscuridad de la que gocen. Por la energía o el fallecimiento de las sensaciones, los interruptores, las mamparas que frenan...bueno, no os cuento más, porque espero que algunos de vosotros disfrutéis de la actuación en vivo y en directo.

Por lo demás, cantar y dormir mucho, recitar y aprender de mi hermano y de su amigo, del afán por superarse y hacer las cosas lo mejor posible, y ayudarme desinteresadamente a plasmar este proyecto.

Hoy, se podría decir, que estoy muy contenta, y quería también de paso desearos una feliz semana.



viernes, 24 de septiembre de 2010

Corazón mojado


Tumbada en el lecho oscuro,
Alguien ya se fue...
dejando débil huella en el lado de la cama
que tú nunca ocupas.
La lluvia cálida sigue cayendo,
dentro de tu vientre escanciada
como una rosa fuerte de pétalos y espinas
rotas,
notas...
como si todo el vacío de la noche quisiera preñarte,
y nada
fue para siempre,
todo
fue ahora,
una plena rabia contenida de amor salvaje,
un sueño de acero líquido,
una lluvia no cristalina
abrazada a tus tejidos,
y sin pensarlo
una melancolía embarga el aire,

el silencio rotundo de tu llanto.

La tormenta guarda el secreto y tú te duermes,
mientras el corazón mojado llora.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Whitney Houston - I Look To You

Siempre pensé que se vivía mejor en el anonimato...ahora no sé si sencillamente me da miedo que las cosas se vuelvan reales, pereza de que se vuelvan reales, o que las circunstancias exijan cambio y sienta que no estoy a la altura, o que a pesar de mis esfuerzos puedan rechazarme; y que a la par de mis latidos y emociones, deba también poner mis ganas (rescatarlas del baúl de los recuerdos y llenarlas de sentido)...imagino...imagino que todo sirve para llegar a algún lugar, tener algún objetivo...sencillamente, yo nunca tuve un objetivo concreto, yo siempre anduve por callejones, evitando las grandes avenidas, tratando de que cualquier mechón ocultara mi rostro, y que las mangas de los jerseys cubrieran mis puños. Y liberarme, sólo cuando me sintiera refugiada, protegida. Es decir, equivocada. Porque nunca estamos protegidos de nosotros mismos ni de nada.
Tener algo hermoso que entregar es un don pero también una responsabilidad. Es, un hecho, que por diversos motivos las personas no nos amamos a nosotras mismas y en cambio...cuántas veces nos maltratamos pensando que hayamos verdad en la descomposición...en la decadencia.

Nos falta saltar del trampolín, nos falta creer en las cosas de verdad...nos falta creer en nosotros mismos.

martes, 21 de septiembre de 2010

Repepepe...tición

Como veréis y leeréis, al parecer unas cuantas mismas palabras relacionadas con mi período actual, ocupan mi cerebro cada vez que comienzo a escribir.
¿Subconsciente e incontrolable?, ¿o es una situación derivada de una búsqueda de soluciones forzosa para lograr cicatrizar los sentimientos que bullen durante esta época y que no puedo superar?
¿Acaso la falta de puesta en práctica de la teoría me juega una mala pasada...o el exceso de frentes abiertos me dispersa?...porque no atraco en ningún puerto, quiero decir...ni cambio de orientación tampoco...hago un recorrido circular que acojona...lo lamento (para los que me leáis de vez en cuando, qué pesada es esta tía...).
Tengo por alguna extraña razón que repetirme...
A lo mejor me da fuerza insistir o algo por el estilo. A lo mejor para impulsarme definitivamente hacia la curación, tengo que reducirme a unos mínimos. Un micro-machine de expresiones previo a la explosión...pero lo cierto es que creo que nunca me había pasado, o si me había pasado, no me había dado cuenta.

Espero poder resolver lo de la espesura mental ¿transitoria? antes de que lo que era "mi extenso vocabulario" quede reducido a cenizas, a merced de un proceso raro que en cualquier caso, me preocupa.

¿Os ha ocurrido alguna vez esto? ¿ O es que me he caído en la marmita de la reiteración?

(que me pillen confesada, al menos...)

Feliz Martes...ya sólo quedan 11 días para el SUBURBIA...qué nervios¡¡¡¡

lunes, 20 de septiembre de 2010

Dentro


Inexplorado
el ojo donde retumba la sombra;
el marcharse a hurtadillas nocturnas
el huir de uno mismo
o del mundo,
dentro de una misma sonrisa
y de una misma carne,
de un verso atragantado en un sollozo
que produce siempre la posterior lejanía hueca.

Paseo, por lugares que no son míos,
por historias que son dolorosas,
me ayudan a comprender que llorar es tan necesario
como volver a reconocer,
perdonar
y sentir,
de nuevo...
sentir el alma de una castañuela vieja
que revive con fuego
en la piel y en el ojo
en lo incomprendido de nosotros mismos
y en lo necesario del abrazo.

Amar, vivir, aprender.

Gozar del cariño que va y viene. Entregar
cualquier gesto sencillo
que emocione
y tenga en su interior un sello de lágrimas que limpien
el pasado, el sufrimiento
y asumir que la vida es lo que generamos y lo que se genera,
saber cuándo echar los candados
y cuándo despertar
y abrir las ventanas.

Ver el sol...dentro de toda nuestra sombra.

viernes, 17 de septiembre de 2010

El miedo a amar


Harta de que todos digan: "plenamente"
y naden en la superficie.
Harta de que el egoísmo cierre puertas,
y yo me empeñe en abrirlas a patadas.
Harta de ver cómo se supone que todo va bien,
mientras los paraguas campan su batalla en la calle,
las axilas de la gente tapen las miradas,
y una pareja de chavales duerma, literalmente, debajo de un puente.
Harta de aquellos que fingieron que les importaba,
aquellos que creen que nunca mintieron,
y pertrecharan la mayor mentira:
engañarse a ellos mismos.
Harta de que pese a eso,
yo haya permanecido enquistada en mi circo particular
con el papel de payaso principal,
y me haya desnudado una y mil veces y que mis lágrimas sólo hayan servido
para que también, esas personas que quise, sacaran sus paraguas.
Harta de que la gente finja,
y le de importancia a cosas que en absoluto la tienen,
harta de que en general nadie sea capaz de superar sus miedos
y de que el más grande de los miedos, el miedo a amar
saque lo peor de cada uno.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Vuelta al trabajo

Mañana, como cada mañana antes de este mes y comienzo de cada curso, levantaré mis pesadas causas conduciéndolas al trabajo. Caminaré las calles, aún contenta por un día nuevo, pero pronto, como una amenaza febril, el viento de la estación de Príncipe pío descompondrá mis vitaminas anti- depresión postvacacional.
Luego, llegados al trabajo seguro que recibiremos el cordial saludo de la señora tan "simpática" que trabaja en la recepción, a la cual, en lugar de recepcionista, hemos apodado "portera", por las connotaciones oscuras del término. Al fin, tras mucho rogar, tomaré las llaves en mis manos, esas llaves que por más que intentas nunca dejan de sudar entre los pliegues de tu palma apretada. Y un poco más a delante, te detendrás en el despacho de esa compañera que hace apenas 3 meses, logró que te bajaran el sueldo, y que tu vida comenzara a tener que buscar salidas desesperadas. Aún así, la saludarás como si no hubiera pasado nada, le darás dos besazos cuando desearías darle dos guantazos, avanzarás pasillo a delante y luego introducirás la llave en el bombín y vuelta a la labor tediosa, o que tú percibes tediosa por la poca gratificación que sientes al realizarla, por supuesto, y como viene siendo habitual en España, porque la profesionalidad no es lo que más se valora en las empresas, sino otro tipo de dones extraños como el peloteo y la cervicalgia producida por agachar la cabeza cuando te sientes más sindicalista sin sindicatos que cualquier defensor del pueblo español, en fin...sí: sé que soy negativa...sé que no lo pintan maravilloso y rara vez lo pintan, pero es la verdad: ¿a quién le gusta el trabajo?
La respuesta es que hay personas a las que no es sólo que les guste, es que no concebirían su vida sin empleo. Yo, queridos amigos y amigas, lamento tener indigestiones cuando estoy con grandes defensores del trabajo. A mí me encantaría tener un dinero fijo y no trabajar, y poder seguir, como he estado hasta ahora, descansando mes tras mes y trabajar en lo que de verdad me apasiona y reconforta, que es crear, y por supuesto, no tener que aguantar miradas asesinas de los compañeros, porque siempre fui de las que al trabajo, yo voy a trabajar y no a hacer punto (la mayoría de mis compañeros pasan bastantes horas tomando café, fumando y poniendo a caldo al personal, no lo critico pero tampoco soy partidaria).

Pero a ver: no me queda más remedio, y al mal tiempo, habrá que ponerle buena cara.

Así que con la incorporación al trabajo volveremos a lo asiduo del blog, y a seguir compartiendo a través de vuestras palabras que tanto me gustan y tanto me animan (todo no iba a ser negativo).

Desde mi nidito os mando un beso de buenas noches a tod@s y nos leemos, y algunos nos veremos...

sábado, 11 de septiembre de 2010

Ver oír callar


A veces sin palabras
y es mejor girar hacer piruetas
o acrobacias
sobre cualquier escalera
subir o bajar
o rescatar, que te rescaten dulcemente
que te salven de las sábanas con una sonrisa abierta
mejor caricia
para otros ojos
y en ese pensar mientras se te atragantan las tormentas
luchar
por una comunicación libre
luchar porque seamos cada día más personas
y no tengamos que callar las injusticias
"amar al prójimo" no es tan difícil,
tan sólo empieza por un gesto
de solidaridad generosidad al crear
tus propios pasos
que dentro, como digo
y dentro de todos mis estados
tengo mis letras que declaman de forma cíclica los mismos anhelos
pero otras veces
silencio
y el silencio oculta cosas tan importantes como el ruido
y la ausencia de palabras
implica interiorización.


miércoles, 8 de septiembre de 2010

Madriz

Sé que he vuelto a Madrid porque mi garganta rebosa cal,
mis articulaciones crujen huecas
y mi voz no sabe hacia dónde dirigirse.
Sé que he vuelto porque tú no estás,
nos echamos otra vez, mutuamente de nuestras vidas.
Sé que he vuelto porque huele a soledad,
el sol se palpa en las nubes que intentan ocultarme;
y escucho las mismas canciones una y otra vez...
Sé que he vuelto porque odio Madrid o, en su defecto,
me odio a mí misma en Madrid...
porque quiero regresar al MAR, donde la sal paradójicamente
lo endulza todo,
quiero dejar de despedazarme aquí, en este antro oscuro de cortinas,
y tengo que empezar a saber aceptar los fracasos
y a buscar los encuentros
a ser, de una puta vez, natural y viva
entre tanta sombra.

Madrid, castigo entre los castigos...única vida posible llena de retos.