martes, 30 de noviembre de 2010

Nosequé ni paraqué

Cabreada porque los puntos y aparte de otros,
me dejen aparte sin tener en cuenta mis ritmos
ni el corazón,
deshojado en cada cuelgue,
en cada segundo que he pensado
más en alguien y me implicado más en alguien,
sin el más mínimo atisbo de interés material, porque nunca fui
un perro
y te lo dije: quien elige a los perros tiene dos problemas,
pero normalmente suelen permanecer,
aquellos que cierran las pestañas,
del sueño y del amor, y de la resistencia...
suelen permanecer paralizados
por una manipulación emocional propia,
y es que...¿cuántas veces no quisiéramos creernos nuestras propias mentiras
en lugar de luchar?
Pero ya es un leve, ligero cabreo, un cabreo que dura dos minutos,
porque a ver...no está en mi mano que todo el mundo elija la opción de pensar
que lo conocido hasta ahora no es demasiado bueno
o que lo que tiene en frente no es suficientemente bueno
(yo misma lo he hecho víctima de una actitud imprecisa e impulsiva),
y que para qué quedarse, a dios rogando y con el mazo dando,
en una sola parada de autobús y seguir dándole oportunidades al número 6
que te lleva a un norte conocido
al número 8 que te lleva a un este conocido
y así, invariablemente, para qué coger las mismas piezas de sentimientos
cada día, si creo, y repito, creo que ya no me sirven,
así es. Todo menos reinventar la rutina, que eso cuesta trabajo.
No se te ocurre: en el mismo sitio pero en otro lugar...porque claro, para reinventarte tienes que rendirte del pasado, porque te reinventas buscando otras cosas.
Y lo aseguro: la que escribe, no tiene nada absolutamente nada en contra de la diversidad o del crecimiento o del conocimiento, pero sí de la falta de análisis, y del capricho, del consumo general al que estamos llegando.
Imagino que alejarse forma parte del camino, ¿pero por qué alejarse de algo bueno conocido? ¿porque es difícil tal vez? ¿porque nuestro ego y nuestra "aparente satisfacción" es lo que prima?

Así es el mundo ahora, amigos, así somos las personas...

nos estamos transformando en un nosequé ni paraqué...

viernes, 26 de noviembre de 2010

Feliz y especial viernes

Me gustan los días soleados
donde la luna permanece aún,
espiando en un rincón del cielo.
Parece como si por un ratito,
la noche y el día compartieran su espacio,
co-vivieran, co-existieran, co-operaran
y la luna fuese el objeto volador no identificado
que no vuela
sólo reside, visualmente, a escasos metros del sol.
Esta mañana me he levantado curiosamente animada
aunque como viene siendo habitual
no siempre mi voz me acompaña en el aura,
pero confío ir recuperando limpieza escondiéndome
del frío
esperando que nos metamos bajo la manta
calentitos
cuando el mágico día rompa aguas sobre las 19 h
y Pedro Letai inaugure la presentación de su libro
en la calle Libertad.
De paso me he puesto el fular de plumas que Laurent me regaló
comprado en el Mon Martre
a ver si la energía de aquellas callejuelas y de los piano-bar
y de la Edith Piaf que en el pasado recorriera sus recovecos
me acompaña.

Feliz y especial viernes a tod@s...

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Que me remueve

A veces me llega una ráfaga de tu olor propio
hojas de tabaco intenso
que se encienden
y se esparcen por el techo sin estrellas de la risa y los rizos
y el sexo,
hasta precipitarse con forma de cortinas
de humo sobre las estancias,
impregnando pituitarias
y ropas
y bolsos,
y pañuelos que envuelven el cuello
reteniendo el posterior tibio aroma a cuerpo de pijama nocturno y café,
a veces...
me acuesto soñando que vuelva esa caricia desde el recuerdo que me remueve...

Blanca Varela-Secreto de Familia




soñé con un perro
con un perro desollado
cantaba su cuerpo su cuerpo rojo silbaba
pregunté al otro
al que apaga la luz al carnicero
qué ha sucedido
por qué estamos a oscuras

es un sueño estás sola
no hay otro
la luz no existe
tú eres el perro tú eres la flor que ladra
afila dulcemente tu lengua
tu dulce negra lengua de cuatro patas

la piel del hombre se quema con el sueño
arde desaparece la piel humana
sólo la roja pulpa del can es limpia
la verdadera luz habita su legaña
tú eres el perro
tú eres el desollado can de cada noche
sueña contigo misma y basta

jueves, 18 de noviembre de 2010

La sombra que se divide


Es hermoso imaginar,
entrar a hurtadillas
no tener miedo
cuando los primeros rayos del sol
penetren por la ventana silenciosa
llena de motas de rocío
tú girarás el rostro
yo te daré mi abrigo
los mantras de este invierno
serán nuestro destino,
tú ronroneando
yo ronroneando
hasta que abras pestaña por pestaña
y veas que estoy
a punto de regalarte toda mi humedad
la única sonrisa que ahora ofrezco
la libertad de mis besos
y mis abrazos
lo transeúntico de mis piernas
el paso por la estación
alma por alma
lengua por lengua
intercambio hasta la disipación
porque ahora soy la sombra que se divide...

lunes, 15 de noviembre de 2010

Yo misma, creo


Desde hace mucho
o desde hace demasiado poco, no sabría decirlo bien...
las cosas viajan muy deprisa
a veces su sorpresa es cálida
aunque yo siga indecisa
improvisando en cada esquina
aunque siga palpando cada pedacito
a veces,
viajan tan despacio que me desconciertan
y no sé si son buenas o malas las temperaturas frías,
fortuitas o decisivas las miradas,
los encuentros,
el cómo me siento ahora
yo diría: aliviada tal vez...es la rutina que me embarga
en su falsa rutina y que me ayuda a saber nombrarla
y describirla
aunque luego vuelva a contradecirme
cuando quiero fulminar la naturalidad
y clasificarlo todo.
Pero desde hace mucho, o desde hace demasiado poco
me dejo llevar y me dejo sentir,
y ya no me preocupa tanto el sentido ni la orientación
ni la culpa ni el reprimir,
sólo el meditar si está en los ejes cartesianos de mi corazón.
La verdad, es que descanso en un reposo ausente de consideraciones o prejuicios
o de planes algunos,
no me pongo nerviosa por lo que pueda suceder
y he dejado de esperar nada...
he comenzado a ser más yo misma, creo...

miércoles, 10 de noviembre de 2010

París

Eras una lluvia de chocolate
y un olor intenso a queso haciendo paracaidismo
en mis rodillas.
Eras un abdomen del museo de historia natural
y un paseo junto al Sena dormida la tarde bajo los puentes.
Eras fotografía mental,
y un montón de escaleras que te llevan como en un sueño al Sacre Core.
Eras la basílica de un sexo enloquecido y ensartado en un lienzo de la plaza de los pintores
del Mon Martre.
Eras una cafetería nadando en crepes de todos los colores
y 50 céntimos para ir a la toilette.
Eras una torre Eiffel batiendo 300 metros de ángulos sobre mi vista,
incendiada por bombillas al anochecer,
como una navidad de luciérnagas en el corazón. Esa gran presencia que podía vislumbrarse casi desde cualquier punto de la ciudad.
Eras un Arco del triunfo envuelto en un mouton,
y un paragüas de ocho euros y ochocientas boulangeries.
Eras unas ostras acurrucadas en una vinagreta
en la estación del cariño del barrio de Haussman.
Eras 9 kilómetros al día y un tren en el que descansar mojados de vuelta a casa,
un bourdeaux con carne a la sartén con mantequilla de ideas,
un concierto a media noche, la guitarra y la voz más antiguas que volvían a reencontrarse.
Eras familia, sonrisas y proyectos,
eras magia en las paredes del Louvre, una imagen clavada en cada vello a fuego,
un museo eterno imposible de visitar pero lleno de energía...
Y Notre-Dame a media tarde con el órgano sonando a doble potencia
Preso de un gris envejecido pero amable tras el paso del tiempo.
Eras un barrio latino comiéndose un confit de cannard y una fondeu de versos
eras un bloddy-mery con bandera de apio en Les champs Elyseess,
eras, el aguacero del mundo, el acuario de la luna
el latido de mi corazón apresurado,
París,
eras mis labios entreabiertos y
en mi recuerdo,
siempre serás VIDA.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Gracias

Gracias a mí
hago todas las locuras necesarias para sentirme viva
gracias a ti
acudo en mitad de la noche a ver el concierto de Chiqui Calderón
y le presto mi pañuelo rosa para que lo use de bandera
gracias a mí
cojo aviones sola
venzo el miedo que me produce ir a una ciudad nueva
pero las ganas de sentir las mariposas en el estómago
me pueden.
Y gracias a ti y a mí,
me relaciono con personas que tienen mil sonrisas metidas en cajitas
para regalarlas
y también con personas que necesitan una de mis manos o las dos para sentirse protegidas
cuando caen...
gracias a ti
abro mis perspectivas y me creo que soy capaz de todo
hasta de ir ordenando el apartado desastre que siempre titubea en mi cabeza
gracias a mí
vuelvo a tener fe en mi garganta
y lucho, aunque luego sufra una afonía que emocionalmente me duele
por seguir esforzándome en los entrenamientos y confiar que algo divino que flota en el aire
tiene planes para mí
gracias a ti, quiero correr
y quiero acariciar mi piel con aloe vera
y quiero seguir fluyendo seguir leyendo en braille, tocando a la vida con los ojos de dentro
gracias a mí
quiero volver a verte
gracias a ti
quiero posar desnuda como el hada principal de tu exposición de fotos
gracias a mí
quiero abrazar a mi abuela y hacerle sentir que sigue siendo una de las personas más especiales del mundo.
gracias a ti
entiendo que si no existen ONG,s habría muchas personas que no tendrían ventanas en su cuarto oscuro
gracias a mí
sé que si no doy gracias más a menudo es porque no soy realista
gracias a ti
sé que ser padre es una labor muy complicada, pero que todos los días de nuestra vida tenemos que aprender a ser familia y a aceptar las cosas, o si hay que mejorarlas, ponerse las pilas
gracias a mí
he recuperado tu afición a la trompeta
gracias a ti
sé que el amor de pareja no lo es todo
gracias a mí
sé que necesito volver a Cádiz de forma periódica porque me hace mucho bien
gracias a ti
sé que el perdón es más difícil que la vergüenza, pero que esconder la mano tras haber tirado la piedra siempre es de cobardes
gracias a mí
escribo poesía y sigo sedienta de palabras
gracias a ti
puedo ponerle música y voz a uno de tus poemas
gracias a mí
soy consciente de que hay que disfrutar de cada gramo de existencia, de cada conversación,
de todo el cariño
gracias a ti
sé que existo, ¿recuerdas? p, entonces q
gracias a mí
por haber venido aquí a pasar el rato o a dejar mi huella impresa en el universo
pero gracias
definitivamente por ser quien soy y por tener la suerte que tengo.

jueves, 4 de noviembre de 2010

No decía palabras-Luis Cernuda


No decía palabras,
acercaba tan sólo un cuerpo interrogante,
porque ignoraba que el deseo es una pregunta
cuya respuesta no existe,
una hoja cuya rama no existe,
un mundo cuyo cielo no existe.

La angustia se abre paso entre los huesos,
remonta por las venas
hasta abrirse en la piel,
surtidores de sueño
hechos carne en interrogación vuelta a las nubes.

Un roce al paso,
una mirada fugaz entre las sombras,
bastan para que el cuerpo se abra en dos,
ávido de recibir en sí mismo
otro cuerpo que sueñe;
mitad y mitad, sueño y sueño, carne y carne,
iguales en figura, iguales en amor, iguales en deseo.
Auque sólo sea una esperanza
porque el deseo es pregunta cuya respuesta nadie sabe.

martes, 2 de noviembre de 2010

A una de las personas más especiales de mi pequeño mundo

Nunca me he planteado qué querías ser de mayor,
pues siempre te vi discurrir como la fuerza implacable que va adorando a su paso
la vida y la corriente,
soportando a flor de piel todo alrededor,
escalando cualquier montaña, transcurriendo con esperanza,
hasta ahora.
Hasta ahora, entiendo que quieras morirte, que estés cansado, entiendo que te hayas agotado de pedir responsabilidades a la vecina del cuarto
de que no tienes cariño
y de que tus fosas nasales ya no quieren respirar dióxido de carbono.
Y entiendo,
entiendo que tus cincuenta años te pesen como cien, que insistas en ser el perro y no el amo,
que te refugies poco a poco en el viento
que viene y va y no dice nada con coherencia, y que la demencia entre por la puerta grande.
Lo comprendo, pero sabes que no lo comparto
no comparto que asesinos de noche quieran robarte las alas ni que esa mujer a la que imploras caricias te maltrate
no comparto que prefieras la rendición a la soledad, o las oquedades a los horizontes abiertos
no comparto que quieras dejarme, dejar a las personas que te quieren de verdad
no comparto que veas doble en lugar de enfocar
no comparto que no quieras rehabilitar tu juicio y pasar olímpicamente del abismo...

pero sé, apenada y contemplo atónita, que no piensas hacer nada
que piensas tirarte de cabeza al Guadalquivir
para que su cauce oscuro del otoño te lleve junto a las hojas verdes,
para no pensar en que no puedes con tu esqueleto
para abandonar toda tu suerte
al vacío.

Y eso me mata, a mí también.