miércoles, 29 de diciembre de 2010

Vecinos

Hace pocos meses, 4, para ser exactos, me percaté de que tenía un nuevo vecino.
Volvía de vacaciones y encontré una mudanza abriéndose paso por la escalera para llegar a su piso-estudio, y alrededor de dos semanas después me lo crucé en la escalera, contenta y aliviada, de que fuera un chico joven, de unos 33 años, y no el dinosaurio que tenía anteriormente viviendo a mí lado, que dicho sea de paso, y por varios hechos acontecidos en los 4 años de vecinos que habíamos compartido previamente, me daba, por así decirlo, una mezcla entre miedo y rechazo. De manera que transcurridas unas semanas, mi nuevo vecino, apareció un sábado a mediodía en mi casa pillándome en pleno zafarrancho de limpieza. Abrí, cual rulos y bata, (sólo que en lugar del atavío clásico de Maruja llevaba mi camisón rosa y una felpa de tela de colores) y le pregunté qué deseaba.
El chico, de actitud extraña, ni corto ni perezoso empezó a hacerme una ronda de preguntas sobre quién era yo, a qué me dedicaba, y lo qué más llamó mi atención: "quería saber a quién tenía viviendo al lado", notando en su tono de voz algo que iba más allá, alguna intención sibilina. Quería saber qué tipo de persona era yo, de qué calaña estaba hecha...en fin...en mitad de la conversación, sin expresarlo claramente pero sí con su mirada, noté que tenía ciertos problemas con el ruido, hipersensibilidad al mismo se podría decir. Algo que corroboré con sus actuaciones posteriores a esta presentación.
El caso es que la charla fue breve e intenté ser lo más amable posible, incluso, le dije, ya que me dijo que era de Zaragoza, que si quería algún día podíamos tomar un café (me dio la impresión de que estaba bastante solo).
Sin embargo, al día siguiente del encuentro en la puerta de mi casa, ocurrió algo, que desafortunadamente truncó mi buena voluntad de llevarme bien con él.

Eran las 23:15 h y me disponía a ver "tiempos modernos" de Charles Chaplin. No habían hecho más que empezar las primeras secuencias 23:30h cuando este individuo, me tocó al muro varias veces. Por supuesto, bajé la televisión, pensando que sería un incidente aislado, y que tal vez, en efecto había puesto el sonido del televisor muy alto, aunque jamás, mi vecino anterior, ni por ese ni por otros motivos había tocado nunca mi muro ni nunca había tenido problemas con él derivados del ruido. Es decir, entraré en detalles...soy una persona que paso francamente poco tiempo en casa, cada mes, por norma, paso un fin de semana en Córdoba, paso de media cada día 11 horas fuera de casa, y en muchas ocasiones, cuando salgo de trabajar en lugar de ir a mi casa, voy a casa de algún amigo/a a tomar una cervecita, o quedo con alguien para tomar algo, e incluso, acostumbro a dormir fuera de casa con cierta habituabilidad. De manera, que no se puede decir que sea una persona que ande molestando todo el día. Además, hay que añadir, que si hiciera un cómputo exacto de cuántas horas veo la tele al mes, podría asegurar que el resultado no excedería de 15 horas, porque no veo la tele, vamos, que no tengo ni tdt, con eso, os lo digo todo. Únicamente, veo pelis que alterno con lectura o escritura.
Así, que después de esta ocasión, ha vuelto a hacerlo dos veces más. Es decir, ha tocado 3 veces en el muro en 4 meses que lleva viviendo ahí, cuando el vecino anterior (que llevaba 4 años conmigo y que ha sufrido fiestas de fin de año y de cumpleaños, charlas entre semana hasta las 2 de la mañana, y un sinfín de eventos más que he llevado a cabo en mi casa) jamás se había quejado. Está claro, que estamos delante de un verdadero maniático (pues aún siquiera se ha dado una situación real que pudiera desencadenar su ira), que además, tiene la pretensión, de que piense en él como si fuera mi compañero de piso y no mi vecino, y que si es posible, me acueste cuando se acueste él (hay que estar loco¡¡¡). Es decir, último detalle: mi piso es un apartamento de un dormitorio aparte, y el suyo es un estudio como antes he dicho, con lo cual, en el estudio es imposible que tengas la privacidad o la tranquilidad que se tiene en un piso de varias habitaciones (yo viví en un estudio durante 1 año), puesto que el salón que linda con otros salones (que es donde las personas hacemos vida) está expuesto a todo tipo de ruidos (más altos o más bajos)...doy por hecho, que si una persona tiene problemas de hipersensibilidad, tiene dos soluciones: o bien se muda a un piso de otras características, o bien, se compra unos tapones.

Así que de momento y hasta nueva orden, he decidido ponerme en contacto con la inmobiliaria a ver qué me aconsejan ellos que haga.

Y yo, que me quejaba del dinosaurio...¡pero si era un santo¡¡¡

En fin...una pequeña anécdota para que os riáis un poco antes de que termine el año.

FELIZ AÑO NUEVO A TOD@S Y QUE SEÁIS MUY FELICES.

martes, 28 de diciembre de 2010

Fin de año filosófico y zen

Al no haber pureza, ni albergar pureza en nosotros mismos, el miedo gana con sutiles aliados que también, por otro lado, nos esclavizan. Pero hay que ser libres, siempre. Libres, hasta para saber el porqué no confiamos, o el porqué nos mentimos o nos autoengañamos para protegernos del sufrimiento que nos produce el fracaso, el temor de nuestra cuerda floja, de la opinión que va viene, de no estar sujetos a nada ni pertenecer a nada (aunque la libertad también consista en elegir)...libres para decir 100 veces no, y la 101 sí. Libres para saber que la perfección es la teta de la cultura en la que nos hallamos inmersos, y para introducir nuevas concepciones de lo hermoso en nuestra vida...sobrevivir...quiero decir...al puto hastío que nos desconsuela en nuestra falsedad y en el vacío. Y más en especial, en lo que se refiere al amor. No existen la seguridad o la plenitud permanentes, y no debemos maltratarnos por ello, sólo ser conscientes y asumir para encontrarse en paz con uno mismo. A menudo, nos exigimos demasiado y eso nos arroja a un estado de pérdida, de mancha, poso imborrable. Culpa. Sentencia. Justificación, ¿por qué?...


Sin embargo, y aunque yo me he declarado decadente al máximo en infinidad de ocasiones...adoro la luz. Quiero creer.

Creer en lo natural de mí, y en el fluir natural de las personas, y luego reformularme...para sentir alegría y tranquilidad en la fusión con lo que aparentemente sea nada, y con el sinsentido que es la sucesión de vivencias que a veces nos elevan y otras nos aplastan. Hallar la simplicidad de lo enorme y dejarse llevar sin consideraciones o prejuicios que nos produzcan dolor y que ni siquiera nos representen o representen algo de nuestro interior. Ser nosotros como queramos darnos en cada instante. Disfrutar. Declarar una independencia de cambio para unos nuevos valores que nos den entidad, y reconozcan razón y animal, y educación en tolerancia y respeto. Sin presupuestos de felicidad arcaica y moralista.


Mi deseo de este año, es que no sucumbamos nunca a la tristeza de la impersonalidad...y que seamos y estemos, con libertad y sin miedo, implicados en nuestra vida y en nuestra trayectoria. No todo está perdido si deseamos con fuerza y perdonamos, y queremos. El perdón hacia el corazón desgajado es lo más importante.


Recogerse a uno mismo, recomponerse y mimarse para seguir...seguir luchando para crecer y para crear.

¿Y para qué arriesgar?
Para no vivir vencido...

lunes, 27 de diciembre de 2010

Planeando

PLANEANDO CLAROSCUROS
PARA SURCAR TUS OJOS
Y VER CÓMO VIBRAS Y TE ESTREMECES
PLANEANDO EL SONIDO Y MI PIEL,
LA SONRISA Y LA MAGIA Y LOS NERVIOS.
PLANEANDO LAS COORDENADAS
QUE TE ESTRECHEN A MÍ,
QUE TE ACERQUEN Y ME DEJEN RASTREAR
ALGO DE TU CORAZÓN
DENTRO DE MI PECHO.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Navidad

"Navidad dulce navidad de bombones de licor"
momentos en los que aprovechas para dar todos los abrazos que no has dado durante el año,
cantar villancicos hasta quedarte afónico,
y sacar la pandereta que descansaba en el altillo llena de polvo.
Navidad dulce navidad...
Atiborrarte de polvorones para merendar y tomar una copita de Anís en el desayuno,
encender las luces intermitentes alrededor del belén o del árbol (para quien los tenga)
y preparar un buen asado la noche del 24.
Acordarte de los seres queridos que ya no están pero que estuvieron otras muchas navidades,
quedar con amigos que hace tiempo que no ves, reflotar el espíritu samaritano que nos encargamos de machacar durante todo el año a codazo limpio en el metro. Darnos los regalos que con tanto cariño nos hemos comprado (aunque haya crisis). Reírse de la crisis. Este año para variar no nos ha tocado el gordo, saca de la nevera el champán.
Navidad. Navidad del primer mundo. Alegato demostrativo del consumismo. El reino de Papa Noel (¿cuándo vamos a aprender que papa noel es americano?), en fin...y así, hasta el infinito y más allá.

Todos sabemos lo que es la navidad.

El caso, es que aunque sea la mayor falsedad del mundo...a mí me encanta eso de pasármelo en grande con mis seres queridos...excusas varias.

Así que...Feliz Navidad a tod@s

martes, 21 de diciembre de 2010

Patty Pravo - La bambola (dal programma tv "Vengo anch'io" 1968)

Un año

Cuánto pueden enredarse las cosas en un año...
cuánto pueden girar despegarse pegarse romperse rehacerse
olvidarse recordarse sufrirse y amarse;
Cuánto pueden durar o desdurar los duelos,
cuánto hay de opaco o claro en lo que ocurre,
cuánto de esperanza o desesperanza
de calma o de marea;
cuánto de independencia o dependencia
fortaleza o debilidad,
dolor o alegría, cambio y permanencia.
Cuánto de cerrar o de volver a empezar, cuánto dime...
cuántas veces pronunciar para desdecir
o decir para gritar, o gritar para no saber nada nuevo
dime...
si vivir es un secreto o una caja de sorpresas
o acaso un círculo vicioso,
donde a la vuelta de según qué esquina te encuentras a ti mismo
o te pierdes,
o te quieres o te odias.
O perdonas o entras en caos,
o ves la luz o sólo ves las sombras
dime
cuánta vida te abraza en el desnudo de tus momentos contigo mismo
que constituyen tu avance o tu retroceso
tu aislamiento o tu entrega, tus noes o tus síes,
pero tu senda al fin y al cabo: tu único objetivo...

una inmersión en otro año más.



lunes, 20 de diciembre de 2010

Cuando la noche se levanta


quiero morder con mi desesperada noche
la claridad de una luna
que junto a ti mora

por tu piel
en el instante,
asoma desnuda

por encima de las sábanas y llora,
eléctrica aurora
cuando dan las siete,
huelga

estar en hora con tus caricias
como un suspiro desierto
que espera a que lo inunden

siempre espero...

jueves, 16 de diciembre de 2010

De todos los labios-Lidia Fernández


de todos los labios prefiero los tuyos
por haber visitado aquellos cuya lengua
era un fardo insostenible,
por haber visitado aquellos
cuyas lágrimas abultaban la comisura
a punto de desbordarse,
por haber visitado aquellos
donde el latido replegaba el sonido
en la nada.

de todos los labios prefiero los tuyos
aunque haya navegado en el solsticio
de otras bocas llenas de miedo
y de cambio
alpargatas sufridas de tanto dar savia
rendidas declinadas
a la nada.

de todos los labios prefiero los tuyos,
tu tierna humedad que me enciende
tu cuerpo que sigue la danza
los dedos mojados en onzas placer
y tu gemido,
que estruja inmenso mi silencio
animal de la vida
que anda descalza
en el todo.

Ego sum qui sum-Teresa Calderón



Una parienta desaliñada vieja
agitó el desierto en los relojes
Nací
Se puso el sol en mi camino
y marcó mi tiempo con gruesas señales
la estrella
los dolores
Manos moras me ahuecaron las ojeras
alguien lanzó puñados de violetas sobre mi cara
y un olor a chirimoyas
Cuánta sangre enredada en mis venas
gajos de tiempo trepando
y un ramo de esperanzas blancas
A l fondo el corazón
como una tierra libre y palpitante
donde crecen copihues
Semillas de azafrán pigmentaron mi piel
y me llenaron los ojos de lunas y aceitunas
mi latina cintura pelo cuello cabello
el dolor mordió hasta sangrar
Mis caderas persiguiendo un danzón
Si hay muerte no hay victoria
En la sombra más antigua más antigua
las abuelas sicilianas
pulían su venganza para mí
este catalejo por donde sigo mirando

miércoles, 15 de diciembre de 2010

La puta ama

En la consulta de un psicoanalista, pocas son las personas que proponen otras terapias alternativas al psicoanálisis o a las habituales conversaciones que pretenden desentrañar los traumas infantiles y las fijaciones sexuales, amigo. Pero no sabe cuánto me sorprendí al conocer a Pepa Dentro.
Ella me mostró que había diferentes técnicas para sacar a la luz algunos complejos que a priori no serían descubiertos de no ser a través de intervenciones físicas.
Pepa Dentro, había tenido una vida dura como agente de merchandissing de ropa interior femenina, y había practicado sexo del más tórrido con varios excursionistas japoneses interesados en saber si era verdad o no, que las occidentales tenían el potorrillo mirando pa cuenca. En su última etapa antes de estudiar medicina y especializarse en psiquiatría, se había dedicado a hacer tactos rectales a domicilio.
Y he aquí su magnífico descubrimiento. Que cuando empezaba a contorsionar sus pequeños dedos en los abismos negros del ser humano, nunca mejor expresado, entonces los clientes comenzaban a gritar, jurando que terminarían por contárselo todo.
De forma que trasladó sus conocimientos científicos a su campo de trabajo actual, y ahora, no te lo creerás, pero no tiene más de tres sesiones por paciente y además, les cobra una pasta.
Piensa viajar a la Universidad de Masachussets para ver si le conceden un premio por su trayectoria de investigación y los hallazgos obtenidos.

Yo, en primera persona, puedo decir que su tratamiento es harto eficaz...a mí, aún me duele aquella imagen de mamá y papá haciendo cosas raras en el salón, porque mamá, porque ¡mamá era míaaa¡¡¡


martes, 14 de diciembre de 2010

Para gustos los colores


Momentos en los que por más que expliques,
no puedes evitar causar terremotos a tu alrededor
quieras o no,
eres víctima de ti mismo, para bien y para mal,
y pretendes nombrar para el exterior pero sin el exterior,
ya que en muchos puntos no guardas conexión con la forma de estar en el mundo de los demás
pero pretendes, tener una realidad común, sin que eso sea posible, y además resulte agotador,
digo, imposible entrar en comparaciones, intensidades y ¿verdades?...Por ello, aunque la comunicación es mágica como ya dije una vez aquí, también es mentira.
Me apena que sea mentira pero no se puede obviar este hecho,
y sé que seguiré dando la nota en especial como mujer siempre interpretada bajo unos códigos morales al margen de interiores y personales. Y es que...hay que tener pautas comunes para los mensajes, y yo no sé tener pautas ni guardar las formas.
No sé si la provocación es algo que no puedo evitar, es intrínseca a mí, o es una costumbre, el decir siempre lo que pienso, el reírme con todo el mundo, el ser cariñosa, el mirar directamente a los ojos, el estar en aparente actitud receptiva e implicada.
No lo sé...

lo que sí sé es que no voy a vivir el tiempo suficiente para sentirme comprendida, pero tampoco me importa...por eso me junto con personas tan caóticas como yo y tan escindidas como yo, y que no me abrumen con la imagen que puedo dar (en el caso de ser mala), sino que me quieran por cómo soy, sin más.

No cuestiono realidades ajenas y aspiro a rodearme de quien no cuestione la mía. A fin de cuentas todos tenemos taras, y yo lo que quiero es aprender a quererme, que ya me cuesta bastante.

No necesito hacer más leña del árbol caído, gracias...prefiero replantarme...

y al que no le guste, que no mire.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Y yo, y tú...

Porque vacío el cenicero en el cubo de basura como si vaciara una vida usada

y un regimiento de colillas, me contemplas

Abandonar esos restos que cada día de humareda se han llenado de desamor y de historia en ocasiones fraudulenta,

Una la calada en la que olvidaste tragar el humo,

Y cerrar los ojos.

Dejo al cenicero aplastar su aislamiento solitario en un rincón de la mesa del salón

Que todo lo sopesa

Hasta que llega mi mano…

Porque como un huérfano

En la vida siempre estás solo, o eso dicen…

Y te vas consumiendo para hacer una buena colección de cenizas…Vacío el cenicero

Para dejar de pensar

En darle fuego a otro pitillo,

Y si no hay cervezas en penumbra seduciéndome con su amarillo mejor;

Quiero lograr que los sueños no me arañen en el ronquido de una noche de invierno

Tras haberme fumado

Ansiosa una cajetilla entera…ya lo sabes,

Ahora,

Verás cómo tiro el cenicero por la ventana,

Iniciando una vida nueva que estará usada

Pero ya no habrá inhalaciones de falsa satisfacción

O toxicidad acumulativa,

Una gran sonrisa pegada al marco de la puerta

Que me bese y pretenda extraerme el alquitrán.

Que me ayude a alejarme de las carencias que he tratado de solventar

De manera compulsiva.

Quiero que lo entiendas:

Decidí no ser sólo una fumadora profesional,

Sino la amante de una vida usada a la que más que quemarla habría que darle chispa,

Y para ello, me sobraban un montón de cigarrillos

Amontonados

Y me faltaba mi propia risa

Y mi propia cara

Y la honestidad para desprenderme de la niebla…

Y mi presente

viernes, 10 de diciembre de 2010

Coherencia

No quiero o no puedo ser "coherencia"
demasiadas ventanas abiertas,
demasiada indecisión fluctuación,
dedicación pero dispersión...
objetivos: SÍ, por supuesto y a partir de ahora siempre
ruptura: también, imposible mantener un nivel de perfección
y de fuga positiva in crescendo durante mucho tiempo seguido.
Contradicción: y que lo digas. Puntos de fuego, líneas de hielo
y pérdidas dentro de los encuentros. Y encuentros dentro de las pérdidas.
Reflexión: posterior habitualmente, y reveladora a la par que desconcertante.
Amor: en cada esquina y en cualquier forma.

Pero no importa: porque de todas estas cosas que me revuelven, dentro de todo, algún día, estaré yo más que nadie, y tú dentro de mí, ubicado@ en la balanza de mi vida. Por el momento,
no puedo más que mirar hacia delante y tener paciencia...tener muuuuchaaa paciencia.

jueves, 2 de diciembre de 2010

La última entrevista-Cristina Peri Rossi


La última entrevista fue triste.
Yo esperaba una decisión imposible:
que me siguieras a una ciudad extraña
donde sólo se había perdido un submarino alemán
y tú esperabas que no te lo propusiera.
Con el vértigo de los suicidas
te dije: « Ven conmigo» sabiéndolo imposible
y tú -sabiéndolo imposible- respondiste:
«Nada se me perdió allí» y diste la conversación
por concluida. Me puse de pie
como quien cierra un libro
aunque sabía -lo supe siempre-
que ahora empezaba otro capítulo.
Iba a soñar contigo -en una ciudad extraña-,
donde sólo un viejo submarino alemán
se perdió.
Iba a escribirte cartas que no te enviaría
y tú, ibas a esperar mi regreso
-Penélope infiel- con ambigüedad,
sabiendo que mis cortos regresos
no serían definitivos. No soy Ulises. No conocí
Itaca. Todo lo que he perdido

miércoles, 1 de diciembre de 2010

4 Non Blondes - What's Up

Impulsiva


y tengo que confesar
que al final resulto impulsiva
incluso en este tiempo en el que trato de no serlo,
o serlo menos.
y para quien no me conoce
pues casi siempre
trato de decir algo
y termino diciéndolo mal.
lo digo rápido
lo digo casi sin pensar,
o suena a lo que no es,
(en el sentido de cómo lo siento).
Es de algún modo
como si yo pensara que el interlocutor
estuviera dentro de mi cabeza,
como si conociera mis expresiones tradicionales
o la intención concreta de mis frases
que nunca es mala en el fondo.
aunque así
nerviosa, miedosa
precipitada,
impaciente por los acontecimientos
y el querer que salga todo perfecto,
me reconozco al final
también como una persona que tiene prejuicios
cuando aún desconoce el campo a tratar,
y a veces mete la pata.
No obstante, si tengo que pedir perdón lo pido
si me equivocado lo grito a los cuatro vientos
y si me sorprenden
soy la primera en entonar "no llevaba razón"...

parece contradictorio, tener ciertas impresiones pero también estar dispuesta a dibujar de nuevo el paisaje si lo que me inspiró en un principio cambia.

Sólo me gustaría no ser considerada sólo (valga la redundancia) en mis impulsos. Porque soy así...y aunque intente cambiarlo, no lo consigo al 100%.
Ups¡¡¡ qué le vamos a hacer...