viernes, 29 de abril de 2011

Pink Floyd - Wish You Were Here - Live 8


Los coches de choque chocan,
e inauguran una feria eléctrica en tus brazos.
los músculos no lloran,
y los huesos son esa alforja
de la que de vez en cuando
el plomo fluye
y se confunde con la lluvia.

La locura hoy, no es bambalina.
Es el trazo subliminal
y se desproporciona,
sin criterios de serenidad.

Habrá, tal vez, que avisar a los bomberos.

jueves, 28 de abril de 2011

Cantos

No dejes que la vida te acompañe a casa
y te de su semen envuelto en un trapo.
No dejes que cuaje su agujero como una gran marmota
de peso ancestral sobre tu pecho
y que no puedas respirar...
porque tanto existe ese peligro,
como que la sinceridad no es sólo eso.
No es sólo párpados cerrados y enmohecidos por el tiempo,
ni tinieblas fracturando la mirada.
La vida es mucho más.
La emoción primaria de una voz balbuceando,
el melocotón que se desprende dulce ya maduro de la rama.
La tierra fértil de las caderas que buscan el éxtasis de la danza
y la canción que arranca con un la menor.
La vida es lamer y masticar diluvios en las nubes,
no cruzarse de acera y no abandonar en lo remoto el pensamiento.
Ser a la vez pasajero, conductor y maquinista.
Seguir con las manos en el carbón, a ver quién resiste más.
No lamentar la esterilidad de algunas parcelas,
continuar soñando caligrafías para matizar
el corazón, centrándose más allá de las solas palabras,
en el significado hondo de sus relevos,
más allá de las líneas de flotación,
en el dibujo sin espacio definido
de tus sentimientos.
Sentir siempre y sobre todas las cosas,
que eres libre.



miércoles, 27 de abril de 2011

me hago la dura

me hago la dura antes de decir o pensar lo que siento,
ayer quería explicártelo
este vaso medio lleno o medio vacío que desde hace poco tú estás rebosando
pero justo te quedaste dormido, parecía que no quisieras escucharlo.
no quiero enamorarme, dije.
y quiero imprimirlo con decisión. Es decir:
lo tengo prohibido como tengo prohibidos ciertos alimentos que guardo para los días de fiesta
o ciertos cigarrillos asociados al ocio esporádico.
me tengo prohibido además que me guste tanto alguien, y que esa persona me responda como tú
insisto, que ponga la mitad del vaso a la altura de su borde a punto de desbordarse
mientras yo apenas si sé reconozco lo que siento. Hace poco salté del potro de otros labios y
siempre estoy jugando al desencuentro y tengo hambre. Me la has dado.

pero no puedo dejar de sentir, ese es el problema. deseo que me entiendas, y lo peor, es que sé que me entiendes. No podría ser más suave el asunto a tratar. Las pieles y los ojos.

Dame tregua o dame más. No sabemos qué estamos haciendo y nos gusta mucho esto de devorarnos en la buhardilla.

Estoy pecando y tú me sigues el pecado, me lo agrandas. me lo incitas. ya. es demasiado tarde para huir.

cercanía física

el día es de tanta belleza
que te salen estambres de los ojos.
En el minutero: 6 minutos
y el café mezclado con el sabor a cava,
todavía mantiene la mística
de los cables que me rozan
y no me atan.
como el cuero,
en realidad no soy libre,
no escribo poemas,
y no te amo.
Ya faltan 4. En la cintura,
Una mujer algo masculina se cansa de mirarme.
Soy tuya, sin minutos.
Salgo en estampida, por segundos.
Duermo en otras camas,
y rebusco entre tus sueños el mapa del tesoro.
El jeroglífico que nunca entiendo
remendando en mi corazón
palabras.
Luego vuelvo contando hacia atrás.
Sé contradecirme
cuando la cercanía física...

lunes, 25 de abril de 2011

a veces no sé estar doblada como una camisa
no sé callarme
atragantarme con la lengua. a veces
no espero que nadie entienda que no sé escribir
porque se me destrenzan las palabras
y entonces todo es cielo azul, azul y abierto como un abanico
turbado en el conocimiento detallado de las yemas de los dedos
y en el tacto de esa cicatriz turgente,
que aún se ruboriza entre tus pechos
cuando siente cerca otros latidos
que no pretende poseer.
Y es intenso,
y es extraño luchar contra el amor del "amo",
cortar los cordones umbilicales
sentirse lubricado de libres caricias
y avanzar, conociendo orientes y occidentes
dejándose seducir
por una primavera entera
por un renacimiento
al que en ningún caso, habrás de ponerle nombre.
Puedes columpiarte en el columpio
abandonada al aire
a la corriente tibia de los versos.
Puedes amar la vida
como único reto
como la única palabra que tiene sentido.
Sí...

jueves, 14 de abril de 2011

Casa de Muñecas- Henrik Ibsen

Henrik Ibsen...Henrik Ibsen...
Ayer, mi madre me llevó al teatro como algunas otras veces desde que han venido y se han instalado temporalmente en Madrid. Y bueno, casi siempre vamos a ver obras más clásicas. Por ejemplo, la última: Un bobo hace ciento de cuya representación no destaqué nada en el blog, porque lo que llamó fundamentalmente mi atención sin duda fue la escenografía maquetada, más que la trama típica de las comedietas del siglo de oro o la puesta en escena de los actores que aún siendo bastante buena tampoco me pareció sorprendente.
Pero ayer, este autor de origen Noruego, me dejó boquiabierta con el texto. Quiero decir, que la actuación de Silvia Marsó tampoco tuvo desperdicio alguno y se ajustó en todo a lo que una mujer decentemente casada del siglo XIX y de estatus burgués podría comportar, pero además, la trama va ascendiendo hasta su cúspide, donde a modo de reflexión brutal tras miles de pequeños detalles desperdigados durante la obra, halla el discurso su frontera, la escala, la aparta y la rompe en mil pedazos.
Nora, que así se llama el personaje principal, es una mujer cuya vida ha sido un continuo "agradar". Es educada desde su más tierna infancia como una muñeca, de sonrisa fácil, actitud virtuosa, con conocimientos de costura, y al igual que una geisha, con cuidados atributos físicos y una escasa intelectualidad aparente, para hacer sentir en todo caso al hombre de la casa como al gran representante de la opinión de todo lo que se genera en el hogar. Ella sólo es un elemento decorativo a fin de cuentas, cuya personalidad parece perdida y abandonada en pos de la felicidad idílica de un marido, que no quiere escuchar ni saber de reproches, sólo de placer y orden moral y económico. Así es como Nora, que oculta un secreto en relación con el "orgullo" por llamarlo de alguna manera de su marido, se ve envuelta por los acontecimientos que suceden, en una situación muy desagradable para ella, la cual amenaza con retirarle el amor de su marido, y en creciente actitud angustiosa pero aún así imaginativa y resuelta, llega incluso a creer en un "milagro" que habría de producirse para solventar la crisis que ha irrumpido en su "felicidad". Sin embargo, Nora no logra aceptar a priori que tras todo lo que está a punto de desatarse, lo que se va a imponer es la realidad y no el milagro. Y finalmente, es necesario adoptar una postura que conlleva la fractura de todo el puzzle de su vida (toda la casa de muñecas en la que vive), para salir adelante y conocerse a sí misma, al margen de lo que nadie espere de ella, de sus obligaciones supuestas y de los sentimientos de los demás, que han logrado convertirla casi en un pájaro disecado.

Termina pues la obra con un alegato feminista, la que haya sido una de las obras con mayor contenido subversivo, en la cual, la protagonista con una capacidad dramática espectacular, argumenta paso por paso los motivos por los cuales, su vida entera es una mentira, su matrimonio es una mentira, sus hijos son una mentira, y lo único que le queda es huir para luchar.

Lo cierto es, que no sé si soy yo que estoy últimamente muy sensible, o es que la obra podría ser tan aplicable a situaciones en las que me he visto envuelta, que bueno, no pude evitar ponerme a llorar como una magdalena al escuchar tantísimas cosas que yo he pensado y sentido en algunos momentos de mi vida.

La pena, que creo que dejan de representarla en breve, pero si alguno de los que estáis perdidos por Madrid podéis ir a verla o la compañía gira por vuestras respectivas ciudades, la verdad, es que no tiene desperdicio. Mis felicitaciones a su directora Amelia Ochandiano.



miércoles, 13 de abril de 2011

El Blog, este blog

Hace tiempo cuando volví a abrir un blog por tercera vez, me juré a mí misma que no me rayaría como al principio, con la presión que produce publicar cosas que siempre den a entender que estás en el candelero, en la cresta de la ola con respecto a la literatura y además, con respecto a ti mismo. Por ello: no incluí poemas (o no los incluyo la mayor parte del tiempo).

Este blog se llamó estados porque para mí la vida no es lineal, y en 24 horas pueden pasar muchas cosas, y mi mente es como una olla donde continuamente se cuecen pensamientos.
Debido a eso, tampoco abrí el blog a otros blogs (en general, casi todos los seguidores que habéis llegado hasta aquí lo habéis hecho por vuestro propio pie), porque en mi trayectoria anterior (en los dos blogs anteriores), había ciertas personas conocidas que leían el blog, y si veían una entrada triste me llamaban alarmadas por si estaba a punto de suicidarme (exagerando claro, y además es cierto que a veces me siento muy triste con lo cual se agradece la preocupación pero es para ejemplificar), y si hacía una entrada sobre sexo pensaban que había follado la noche anterior, y si hacía una entrada alegre era que me iba estupendo en el trabajo o en alguna cosa digna de producir alegría. En fin, que no es que no difundiera el blog por vergüenza o porque considere que la información que aquí se encuentre sea la repera. Era, porque me agobiaba tener un blog porque me agobiaba yo misma, en resumen. Tener que dar explicaciones a cada instante de quién soy o lo que hago (aunque sé que es del todo innecesario pero lo hago porque es un defecto de fábrica).

Sin embargo, la verdad es que algunos de los últimos sucesos de mi vida me han hecho pensar que realmente nadie nos conoce como somos, pero: tampoco podemos vivir aislados o en la hipocondría de nosotros mismos. Las acciones son interpretadas no como han de serlo, sino siempre en base al mundo interior del receptor. Y no sabemos percibir, porque además nos gusta por lo visto percibir lo que nos hace desconfiar, lo que nos hace dudar de las personas, y es una pena, porque a veces las impresiones son inamovibles, y hay quien cree que está en lo cierto.

Bueno. No se le puede hacer nada. Precisamente por eso y en mi lucha contra mi educación y contra el "no sólo hay que serlo si no también parecerlo", reconozco, que a veces me cuesta muchísimo soportar "la exposición", me cuesta mucho aceptar el rechazo ajeno porque en ocasiones de debilidad, es como si fuera un rechazo propio. Toda mi dolencia personal gira en torno a la aceptación, mi máximo problema es aceptarme tal y como soy y defender mi postura cuando alguien trate de decirme "quién soy" si no soy así en realidad. ¿Cómo solucionar este rollo? Pues creo que sólo hay una posible solución. No pensar en el mismo y ser uno mismo, valga la redundancia.

Yo, no puedo controlar que tú pienses si soy buena persona o mala (sabiendo que estos términos jamás son absolutos ni son iguales para todos), si soy puta o puritana, si soy egoísta o generosa, si soy íntegra o corrupta, si soy valiente o cobarde, si soy demasiado abierta o demasiado clásica (y en según qué casos), si soy vanidosa o por el contrario no tengo autoestima, si soy pizpireta o parece que finjo, si soy libre y en el fondo no lo soy. Y así...una lista interminable. Pues no. NO. No puedo controlar lo que surge al otro lado de la pantalla, ni al otro lado (en tus ojos que me miran frente a frente), y tampoco puedo estar viviendo todo el tiempo para afuera, pendiente de la entrega, del mensaje y de que llegue justo como quiero.

Así que aunque sigo teniendo un poco de miedo, creo que igual en estas semanas empiezo a abrir un poquillo más el blog. Pero quiero ir poco a poco, porque estoy trabajando en toda esta madeja mía y no quiero precipitarme. Mi objetivo es ir eliminando dicho miedo y las inseguridades. Mi objetivo es estar tranquila conmigo misma y estar acorde con mi propio criterio.

Parece increíble ¿no? Que con 29 tacazos aún ande planteándome estas cosas, pero es, justo como digo: que a mí no me educaron reafirmándome en mis argumentos vitales sino al revés: poniendo en tela de juicio las convicciones a las que por mi aprendizaje he ido llegando. Y no culpo a mis padres y de ahí, mi rebeldía. A mis padres de hecho, ahora, los quiero muchísimo. Es sólo esto: que si un niño canta, que si un niño escribe, que si un niño es cariñoso, que si un niño es lesbiano, que si un niño es imaginativo, que si es inocente, que si es alocado o acaso enamoradizo, no se le puede estar negando toda la vida. No se le puede estar toda la vida diciendo "cambiarás" ...

¿cambiaré hacia dónde? ¿hacia lo que me aleja irremediablemente de mí mismo? (creo que eso es más que imposible).

y eso es todo, amigos. Por eso de vez en cuando sufro como una perra. Y eso, es un puto trauma, que además sé que comparto con otr@s.

En fin. Esta entrada puede ser una de las más personales que haya escrito, pero necesitaba escribirla. Porque además considero que ahora mismo estoy inmersa en un tratamiento de choque en todos los aspectos.

Y espero que llegue el día en que me sienta en paz.

lunes, 11 de abril de 2011

Silvio Rodriguez El necio

Nuestro Reiki


Ayer domingo, la semana llegó a su fin, y yo, con ella. Llevaba casi 5 días viviendo en la resaca vagando por sus mundos imaginarios, ora extremadamente felices y surrealistas, ora callados y remotos, incluso angustiantes, tristes, aunque no haya pasado nada concreto, a veces abrir el bote es bueno para saber que estamos vivos pero también, qué intensidad...demasiada. Brotes psicóticos de versos, adicción a la ilusión.

El caso es que los últimos domingos, Pedro casi siempre está. Él lleva un proceso de trabajo con los chackras muy superior al mío, es decir, medita con muchísima frecuencia y es capaz de hacer meditaciones muy profundas. Yo, en cambio empecé en este conocimiento hace unos 6 meses más o menos, y como otras tantas cosas por mi inconstancia lo dejé temporalmente, hasta encontrar un maestro, porque no sé, a mí eso de activar interiores sin saber muy bien cómo estoy dirigiendo o canalizando la energía, pues me produce cierto respeto. Sin embargo, a veces son las manos las que guían la necesidad, a veces no puedes controlarlo.
Estaba tumbada en el sofá, y de repente, la mano izquierda fue a mi "tercer ojo" y la mano derecha se centró en el plexo solar, era muy extraño, porque sentía que sólo de esa manera podía estar bien, y automáticamente, las manos empezaron a arderme sin querer. Para mí, estaba claro, después de la reflexión tan dura que me había hecho mi amiga Stephy por la mañana. El problema de imaginar y de fantasear es más serio de lo que uno cree, porque trabaja uno en contra de lo que tanto le cuesta mantener: en lugar de volcar la energía personal en la diversificación de los afectos, centra uno el afecto en un objetivo, y al concretar, deja de ser libre automáticamente. Luego la visión del "tercer ojo" estaba cegada temporalmente por un muro que yo misma había puesto delante. Y otra vez, me había hecho la zancadilla casi sin ser consciente. Menos mal, porque estaba comprometida mi seguridad en el camino que estoy trazando actualmente, y no puedo permitírmelo. Elegí voluntad, y en ello he pues de reforzarme (sin embargo, también hay que correr de vez en cuando algún riesgo para que no sea todo tan lineal y no pasa nada, chapó). Pero bueno, el caso es que Pedro, en cambio, atraviesa ahora un conflicto muy grande a nivel del chackra del corazón, donde está localizada la luz que ha de abrirse paso por todas las oscuridades de las que hemos rodeado a nuestro corazón durante nuestro trayecto en la vida. Cada vez que no hemos sido respetuosos con nosotros mismos, o no hemos fluido con veracidad, cada vez que nos hemos condenado al desastre y al ahogo, cada vez que hemos sido víctimas de la limitación por cosas que no merecen la pena, cada vez que hemos estado más pendientes de representar que de ser, todo eso, ha intoxicado en gran medida al individuo, condenándolo al vacío conjunto, al sufrimiento. Esto es, que suele ser el chackra con mayor porcentaje de personas afectadas en este tiempo que estamos viviendo. Fortificamos nuestra persona y la convertimos en un personaje, al que le vamos negando la libertad y la fusión con la totalidad pacíficamente. Ejercemos sobre nosotros mismos toda una presión de presunciones y supuestos, en lugar de abandonarnos al hecho de vivir sin más.
Decidimos, entre los dos pues, que yo necesitaba canalizar mi ilusión para calmarme con respecto a ella y que no me dominara, que no me alienara, y él quiso recibir el calor de mis manos para ayudarlo al desbloqueo. De manera que así lo hicimos, y la verdad, es que fue increíble, fue demasiado. Lo ví. Se lo conté al final de la sesión. Lloré. Lloré como hacía meses que no lloraba, no por mí, no por él, sino por la claridad presentida que se correspondía en las imágenes con lo mismo que Pedro había sentido durante la sesión. Conexión en estado puro. Desvelar el punto epicéntrico del problema, para ver en qué sentido hay que seguir luchando.

Y luego, nos quedamos plácidos durante toda la tarde, y esta mañana me he despertado nueva.

Lo que me reafirma que: Real deportivo de la culpa 0-Fútbol club Soluciones 1.

Y qué bien sienta la meditación. Seguiré creciendo en ella.

Feliz Lunes.

viernes, 8 de abril de 2011

tu corsario

lo que es más, no creo en estar a la altura
ni en los riegos de goteo,
sólo en esto:
los ultra slim de boquillas en el tabaco de liar
la guindilla en el guiso,
y al contrario que tú
yo no puedo vivir sin la sal del sexo en mi boca
rebosándome la mirada.
no me conformo con masturbarme
y ver la vida pasar porque tenga una idea reconocida
de lo que anhelo.
lo que anhelas no se planea, surge, joder, incluso aunque seas
el ser más adorable de la tierra en tus ojos
incluso aunque yo inaugure la parte de mí que no sabe ser yo
cuando me asfixio.
¿Por qué? ¿por qué una serie de premisas guían nuestro hacer?
¿por qué un recuerdo nos quiebra y es casi el 80% de nuestra fase funcional viva?
quiero decir...me parece genial
pero más genial me parecería violarte.
violarte dulcemente a besos y caricias linde a linde.
sin embargo, sólo puedo ser yo en mi subsuelo
en esa libertad precisa que no quiere esclavizar ni dependencias
sólo quiere el estrujo y que luego venga lo que tenga que venir
el volcán el aguacero
la prisa sin prisa del madroño floreciendo en la boca
el tiramisú helado
los labios de café matutino, yo...si creo en el amor aunque parezca aburrido
y aunque sea todo eso que parece negar lo que uno es...
yo sí creo en la conspiración de los cuerpos para llegar a ser uno sólo siendo ambos
para encontrar el placer aunque la derrota
para disfrutar-te, nos...
y no sea posible, y además, no me sienta caer redonda en el asilo de las cervezas
únicas compañeras de mi orgasmo.
hoy pensaré en ti...en esa cosa que he sabido transmitirte torpemente
en mi escasez de genialidad, en mi sed de textos
en mi alcoba voladora
en los terraplenes
en el vacío en el estorbo
en tu mirada
y en el río
que tú verás mañana y yo no,
en el alma combatiente de creer que a través de unos besos puede estar cierta
la vida en sus pasajes.
Puede estar viva la luz y asestar golpes de látigo
puede iluminar la pérdida y la guerra el poema
puede parir despacio una amapola semillas
pero ha de parir
cuando encuentres el gozo no en mi nido, no en el aterrizaje
pero en la verdina, en el musgo cotidiano,
mientras yo arropo en lejanía esos cientos de libros
cedidos al desastre antes de que se enarbolen y te aclamen,
toda tu sabiduría como torres de babel
exclamen otra forma de sentir la vida, y antes el perdón.
y antes la superación de esa tristeza que te aplasta.
y después algo.
y después los martes
y tenue el muñón, y después tus pulmones
la risa
y la vida.
Tú, ese ser que me ha inspirado los últimos 40 poemas.
soy tu corsario.

jueves, 7 de abril de 2011

Y

Y

Hay que ver con qué ilusión se viven ciertas cosas.
Ahora hay una luz que da saltos dentro de mi pecho,
una luz pareja y directamente proporcional
a mis pajas mentales,
pero qué bien me sientan las pajas después de tanto tiempo
y encima, qué gentecilla más maja estoy conociendo últimamente
y cómo me estoy enriqueciendo en mi vida
y cómo estoy tratando a su vez de enriquecer yo también la de otros
y sentirnos momentáneamente sintónicos en el encuentro.
La verdad, no es que vayan a pasar cosas que vayan a ser buenas
o no,
es que algunas cosas cambian por fortuna o por destino,
y también en ocasiones, además de estar sentado hay que
sacar el mechero y alumbrar la guarida.
Luego, hay quien responde como puede
y ahí estás tú para darle gracias al mundo
y aprovechar ciertas oportunidades
hasta donde puedan ser aprovechadas por su naturaleza propia.
No obstante, no todo puede ser negativo,
aunque te den pánico los errores cometidos
y la posibilidad de volver a cometerlos.
(A ver chiquilla, que ya te conoces hace tiempo...)

Sin embargo, quiero imaginar que para casi ninguno de nosotros
las cosas están tan claras o tan oscuras
lo intentamos y lo único que podemos hacer es
seguir siendo fieles a nosotros mismos, y tomar aire en el intertanto
cuando todo parece anunciar una destrucción inminente.

Respirar como luchadores de sumo
rastrear el aroma de la victoria o paladear la derrota
pero siempre fuertes.
Pero siempre grandes.
Hermosos en la esperanza
Aunque todo sea transitorio y no podamos prolongar
eternamente la magia.

Hay que hacer un carpe diem como la copa de un pino y dejar de vez en cuando que todo se te vaya de las manos y que la cerveza fluya a borbotones ;P





Felicidad? éxtasis? algarabía? (o simplemente lo-cu-ra?)

CIELOS Y NERVIOS
NERVIOS Y MÁS NERVIOS
EMOCIÓN E ILUSIÓN
ILUSIÓN Y MÁS ILUSIÓN
CORAZÓN CORAZÓN (COMO EL PROGRAMA)
PERO SIN TELEVISIÓN
TODO LO CONTRARIO
OHHHHH
SÍIIIIIIII VIDA VIDA¡¡¡
SIEMPRE VIVIR¡¡¡

P.D. Se notará pero hoy es uno de los días en los que me siento más feliz.

martes, 5 de abril de 2011

lunes, 4 de abril de 2011

Biografía-Gabriel Celaya


No cojas la cuchara con la mano izquierda. No pongas los codos en la mesa. Dobla bien la servilleta. Eso, para empezar.

Extraiga la raíz cuadrada de tres mil trescientos trece. ¿Dónde está Tanganika? ¿Qué año nació Cervantes? Le pondré un cero en conducta si habla con su compañero. Eso, para seguir.

¿Le parece a usted correcto que un ingeniero haga versos? La cultura es un adorno y el negocio es el negocio. Si sigues con esa chica te cerraremos las puertas. Eso, para vivir.

No seas tan loco. Sé educado. Sé correcto. No bebas. No fumes. No tosas. No respires. ¡Ay, sí, no respirar! Dar el no a todos los nos. Y descansar: morir.

A Maribel Baena

Iluminaste el cielo del ciclo Noctámbulos de Cosmopoética. Llevaba demasiado tiempo sin verte recitar pero fuiste esos labios de siempre y ese amor de toda la vida.

Te adoro, mi muñequita ninfa flotante traviesa aceitunada y natural.

Las moras de Birmania son mariposas en el diafragma, aún...

viernes, 1 de abril de 2011

Y de repente

y de repente
vivo cada día cada fecha como si dentro de ella viviera un universo
una maraca de imágenes que son como la tinta y escriben dentro de mí sus grafismos
autobuses pisadas metros edificios sol luna calles gentes bailando vendiendo droga
o recitando. Cada vez menos...enamorados en el cruce visceral, de vez en cuando alguno
veo como cada día encuentro en mi desencuentro un motivo para seguir viviendo
soy entidad bocadillo de jamón serrano con tomate y aceite, polea con sus cuerdas y todo
tumulto adyacente inequívoco sainete de derrotas de miedo pero excitación ya el rechazo no puede causar más estragos en la piel llevo bufanda, el cuello es lo que más me importa
es por donde trago el mundo.
es por donde entiendo que no soy otra que no soy otro que soy todos y reviento en mi pupila
sedienta de aire de cosmos de cuerda floja de incertidumbre de hambre de flores de aliños
de especias, de clamores de entelequias de acequias para regar sonrisas o lágrimas...

vivo cada día como si no pudiera importarme nada mientras me aporta todo y me revuelco en la vida como un cerdo con sus bellotas y le doy cuerda al reloj del conejo,
y hasta mañana seguir despierto sin sueños dorados, sólo jornadas puertas abiertas otras cerradas
y adelante.