sábado, 23 de julio de 2011

Soy como una pera- A Gadea Paredes

Soy como una pera
de agua
para que tú le des bocados,
en la penumbra de lo tóxico
los delirios de un abrazo,

armadura destrozada por tu sonrisa
aeroplano insuflado,
espitosa huella sinfín
de versos que se suceden
y se encuentran imantados.

Por el tallo
ecuestres las hojas
trotan por los gestos deslumbrados,
de una luz con boca
de una voz con hábito deslenguado
que en la ansiedad remonta
todo lo que resulta bonito,
efímero y aguardentado
de neblinas en su pesquisa.

No hay esclavos
vértices de viento
que no sucumban
a tu tierra de palabras,
y te amo porque has dado,
porque das lo humano
de tu brisa,
tu umbral desorbitado
y necesario
para el sentido del poema
(escribiría eterno),
tus manos que evitan
la sordera de la noche.

jueves, 21 de julio de 2011

Volveré

Me quedan 29 horas para declararme en huelga, es decir, me voy de vacaciones.
Corro el riesgo previsible de convertirme en una poeta Septiembro.
Hoy Camps ha dimitido y en las noticias mientras desayunaba casi me atraganto...un titular decía literalmente que había sido un sacrificio. ¿Un sacrificio? Una P.C.U.O (no voy a traducirlo, me ha salido solo).
Me diagnosticaron acné juvenil a los 23 años. Me han diagnosticado canas a los 29.
He de reconocer que odio las estaciones de tren y que me gustan mucho más los aeropuertos.
Tengo resaca por cuarto jueves consecutivo.
Me gustan las mujeres de piel negra.
Supe de la existencia de diablos azules gracias a Rafa Sarmentero.
Me gustan mucho más los perros que los gatos y espero que ello no tenga una interpretación freudiana.
Me declaro especialista en hacer un montón de cosas y casi ninguna bien.
Mi jefe es un maníaco de la organización, yo soy una maníaca de la decadencia. Si nada tiene sentido, ¿para qué organizarlo?
La soledad crea adicción.
No me gustan los vibradores.
Allways Lorca.
Me gusta bañarme en el mar cuando hay bandera amarilla.
Soy invisible sólo para quien no quiere verme, estoy muy cerca.
Estoy cayendo en el egocentrismo propio de ser feliz conmigo misma.
Me gustan todos los movimientos, en especial el 15M.
Bailando salsa.
El café cargado, la tostada con aceite y tomate y si hay jamón...
Me gustan todas mis películas favoritas, odio todos los musicales (exceptuando hair).
Por cierto: gracias a las películas de Disney, somos unos fracasados emocionales: el amor no dura una hora y cuarenta y cinco minutos.
Prefiero el pie al metro.
El alma está en la mente.
Quiero pedir perdón sabiendo que no servirá de mucho porque ya no creo en él, a decir verdad,
creo en los conceptos hermosos con significados hermosos que rara vez se cumplen.
Me gustas tú y tú y tú.
La carne está en tu punto.
Quiero que me crezcan los rizos.
Quiero publicar ese poemario que tanto amo y en el que no dejo de pensar todo el santo día.
Sueño con ir a Amsterdam y enterrarme en cortinas de humo.
Quiero estar como ahora el máximo tiempo posible, eso sí: ¿podría acompañarse con llegar a fin de mes?
Pero sobre todo, ya basta.
Me freno hasta la próxima esquina.
Volveré,
lo juro
lo prometo.



miércoles, 20 de julio de 2011

No me siento pitufina- A Montoya con cariño

Me gusta que me mires
por los agujeros públicos
de los sentimientos privados;
Me gusta
porque
no tengo ningún problema
en esclarecer los mitos
de centros enteros
sin corola,

yo
no
visto transparencias,
yo
soy transparente,
soy tan tonta que sería incapaz
de cerrar esta boca de sandía
y sé que por más que me pinte los labios
de rojo, púrpura o naranja
siempre amanece,
y la cara lavada me delata.

No tengo miedo de que me delate
y además,
no me siento vacía,
Aunque tampoco
me siento llena,
qué sé yo quién sabe...

Hay días en los que leo
y el silencio,
hay días que digo sexo
drogas y rock and roll,
hay días de Silvio Rodríguez
y sol y luna.
Hay días que escribo poemas
y siempre reconozco este acto
como algo que me define
porque me viene la palabra
a la garganta
como serpientes de algo parecido
al éxtasis,
pero no me llamo poeta
no me busco poeta
y no quiero llamamientos
o nombres,
sólo bocanadas de vida
en flores de pieles,
sueños sin fin de dedos proscritos,
condenados a seguir escribiendo
hasta que la muerte los pare.

Sólo eso, sólo tú, sólo sencillo:
sólo poesía.


lunes, 18 de julio de 2011

Un poco

un poco de hielo que se derrite en el vaso,
un poco de navaja que descarga los volúmenes,
un poco de cucharón de madera que remueve los guisos,
un poco de letras agolpadas en el rellano de los besos,
un poco de voz de sirena que ha perdido gramos de brillo,
un poco de heroína de bagaje desierto que anda encontrando las aguas
un poco de promiscua luz que enciende las lámparas y acuesta la noche,
un poco de pestaña rizada de la que nace un ojo inmenso
un poco de aparente ingenuidad que esconde lo frío
un poco de enfermedad que barrunta en los huesos,
un poco de esperanza que alcanza los puños,
un poco de cintura estrecha y de cuerpo redondo,
un poco de ensoñación que escalona pesadillas
un poco de aluvión desmesurado que exclama los globos,
un poco de bailarina que cabalga los himnos,
un poco de savia que va perturbando las raíces,
un poco de mí, de la tregua que no llega del pirata descalzo,
un poco de cicatriz sarmentera pero un poco de Mayo en el vientre,
un poco de pasión revuelta que grita su nombre,
un poco de incendio, otro tanto de nube,
un poco de todo eso, de lo que por suerte o desgracia alimento mis cumbres.
un poco, ¿quieres un poco?



domingo, 17 de julio de 2011

Por los pelos


Del abrupto de los hombres,
surgen hélices de rabia
provenidos del instinto.
No has sabido persignarte
y ahora quedas con los ecos
hacinados,
adrenalina entre los labios,
barricada entre los dientes,

ahora rumias
una clave entre tus dedos;
No sabes de dónde nació
la animal resistencia
que hizo al mundo cambiar
su semblante
en cuestión de segundos.

Casi...por muy poco,
por pura casualidad
no estás desnudo
y raído...por los pelos,
en la última gota del forcejeo,
los maleolos te responden.

jueves, 14 de julio de 2011

Un poema al oído

"Un poema al oído" es un concepto que mi primo y poeta Antonio Zelayeta probó en dos ocasiones en dos recitales de poesía con motivo de la presentación de su libro Historia Clínica. Se trata de tomar un momento puntual del recital y escoger a alguien del público recitándole un poema al oído, que nadie excepto esa persona puede escuchar y que el resto del público alucine con la cara que el receptor@ del poema pone.

Pues bien, a veces, ese poema al oído está muy cerca, en una cotidianidad de voces que se alternan con lo sordos que estamos por exceso de ruido, y tenemos que parar un segundo para poder apreciar las características de un peldaño, acariciarlo y sentirlo muy dentro, dejándonos recorrer por lo marmóreo de su esencia y por la historia de tul frágil que esconde y a la vez revela.
Así es amigos, que hay que hacerle espacios a la belleza, donde el amor de un vestido blanco y una voz de armonía a punto de deshilarse te va rodeando, te va rozando, te va hinchando a medida que aspiras la ternura que acompaña a lo descarnado...lo manso de un cuchillo y la verdad propia de la música del poema interno que cada poeta vive. Así es, amigos, así fue ayer el recital de nuestra querida Delia Aguiar, deliciosamente acompañada y arropada en sus versos por el fantástico violinista y también poeta Pablo Cortina.
Fue, un recital de corte clásico y elegancia irresistible que casi por segundos te teletransportaba a tiempos pasados.
Todos, hemos escuchado en las jams a Delia Aguiar, y creo que a un porcentaje alto de los que acudimos, nos encandila la forma de hacer poesía de Delia.
Para mí Delia, aúna lo místico con lo cuidadoso y preciso de la forma. Sabe decir lo que quiere expresar, y soy consciente de que escribe en éxtasis pero nunca olvida lo estético. Al final: son poemas contenidos de una dureza y a veces de un sufrimiento exacto, pero que al leerlos es como si te llevaran de la mano por el camino de baldosas amarillas. Ayer, esto fue magnífico, reposadas las palabras en el centro del pecho con un ritmo que salía por los poros. No sé los demás: yo estaba metidísima en el asunto :).

Por otro lado, tengo que mencionarlo aparte, aunque la emoción y la sensibilidad de un recital conforman un todo, pero es que Pablo Cortina, mí llorar. Como ya sabéis los que me vais conociendo de cerca, soy una persona con una capacidad de sentir casi teatral (me tocó en la rifa al nacer), pero es que Pablo Cortina es de una exquisitez y de una limpieza...de una pureza que impresiona. Me quedo con su cara y lo sé...ama la música profundamente y ama la creación. Tocó varias piezas de Bach que inhalé con pasión.

Sin más, quería dar las gracias. Dar las gracias por haber podido presenciar esta propuesta instrumento-poética que me ha sabido a alimento, a parón momentáneo de un bocado riquísimo.

Espero que se vuelva a repetir en alguna ocasión en el futuro...

GRACIAS CHICOS.

miércoles, 13 de julio de 2011

Estoy creciendo

A salto entre los insectos
y las aguas calientes de un spa urbano.
A salto entre el sudor vicioso
y arrancado rumbo de maniobras
de tren y viaje.

A salto entre los ojos prensados
y las corrientes de tránsito
que me ahuecan los vestidos,
desde los mismos dedos mántricos
la incertidumbre de las pisadas
se vuelve vertiginosa ciudad.

A salto asalto las paredes de hollín
del pasado envuelto en trapos fríos,
y me dejo ser mezcla nunca terminada,
fórmula indecisa del amor a todo
inquieta lágrima cicatrizando el humo.

Estoy creciendo,
volviéndome ese prisma
exagerado.


Óscar Pirot.

lunes, 11 de julio de 2011

No me gustan los lobos con piel de cordero.
No me gustan las poluciones nocturnas que no huelen a abrazo.
No me gustan los labios tiritando del frío de no dormir,
no morir despacio hasta barrer esta ansiedad
de colmenas de piedra.
No me gustan los árboles que provocan llanto,
los versos que no taladran
y se pierden en el miedo a no sentir.
No me gusta la mujer saciada de besos de cuatro pulgadas,
mientras el estómago hace un nudo marinero
en las cuerdas vocales.
No me gustan las caricias que vacían
jugando a escondites de trineos tan rápidos.
No me gusta un yo motor y apenas poder respirar,
no me gusta el amor que no signifique ahora, libertad.
No me gusta recordar y salir corriendo por un pasillo
de resaca de colmillo.
No me gusta que me mientan ni engañarme,
No me gusta mostrarme pero me enseño,
No me gusta decepcionarme pero me aferro,
No me gusta resistir pero soy incapaz de darme por vencida.



miércoles, 6 de julio de 2011

Alguien

Ya te he vislumbrado

En la madrugada tórrida

Sin alivio.

Ya le han faltado alas al ventilador

Crujiente,

Que con su vaivén escaso me tienta

Para que me arrope de cama,

Para que me acueste

Con una entrevista entre las manos.

Que me duerma, dice,

Con una radio en las orejas

Cuando no soy nadie,

Porque apenas he tejido.

50 minutos en conversación

Con exclamación…

Soy la orquídea

Que desnuda apocada el verso,

Y no hay reverso

Para esta historia sola.

No hay andén en el que permanecer

Imparable el sueño.

Viaje pavoroso en que reviento

De cansancio y de astronauta.

Sisearé las manos,

Las saciaré de nuevos óvulos

En columna ardiente

Para parirte vértigo,

La ilusión de la que no respondo.

Crear es un hábito nocivo

Del desfallecer,

Cuando todo está en calma,

Todo está corriendo emocionalmente

Hacia una cima desconocida,

Y anhelo el cuerpo que sea capaz

De recibirme

En lo humilde de mis hombros,

Sólo soy

Prácticamente Alguien;

En la esencia ya desmoronada

Soy un grano que fermenta

Su futuro.

:) frenesí (seré siempre dionisíaca)

Yo te rastreé el humo nada más llegar a casa
entre fantástica obstinación de champán recién descorchado.
Yo te busqué rápido pero no te mordí deprisa,
esperé pequeña a leerte hoy, con mi resaca pálida
cuando me cuesta levantarme de la cama
como si me hubieran dado una paliza,
pero era un día mucho más endiabladamente feliz.
Es.
Será mi euforia de veranos sin dormir y todo el día soñando.
Pero Ayer amor. Ayer canción.
Ayer voz quemada con gasolina
y corazón de esponja.
Ayer poemas. Ayer nosotros.
Ayer mi frente en la camisa,
mi mejilla junto a su mejilla rosa casi un minuto
de beso admirado.
Ayer alegría joven, de esa que a veces uno cree que no volverá
pero siempre llega la sorpresa del " a gusto" del "contento",
del "momento", y hay que tener ningún remedio de brazos
tan abiertos para sentirlo. Hay que abrirlos.
Hay que recitarlos. Hay que compartirlos.
Hay que vivir de una vez por todas la sonrisa de los buzones.


martes, 5 de julio de 2011

Momento

orea tu pico
el fuego de lo callado,
pone finos tendederos
que elevan tus finos brazos
en el estandarte de la eternidad
de unas palabras,

y pone de manifiesto
unos huesos sin distancia.
donde las medias son el mero instrumento,
para cubrir la carne
espeluznante
del poema.



lunes, 4 de julio de 2011

Guten morgen¡

La verdad es que llevo al menos 2 meses más para afuera que para adentro. Más aportando que recogiendo (aunque lo que se recoge es pequeñísimamente enorme), más asaltando que dirigiendo,
más esperando que atajando cuando no interesa, más exprimiendo que respirando, más gritando que silenciando, más llorando que riendo, más pensando que viviendo, más alternando que leyendo (aunque un poco de esto siempre ha habido), más odiando que entendiendo, y más siendo que estando.
Estoy desbarajada, y además, exhausta. De modo que voy a tomar vacaciones anticipadas. A partir de hoy, no voy a fundir el blog a entradas, voy a enamorarme del apachurramiento veraniego y descansar.