miércoles, 28 de septiembre de 2011

La desesperanza- Poema arrebatado

La desesperanza es tan grande

Que los hechos,

La desesperanza es tan cierta

Que las lámparas,

La desesperanza es tan pequeña

Que el olvido,

La desesperanza es tan tibia

Que una ducha de agua fría.

La desesperanza es tan luna

Que el vino,

La desesperanza es tan sola

Que cuervos,

La desesperanza es tan agria

Que trinos,

La desesperanza es tan tiniebla

Que maquillaje.

La desesperanza es tan puta

Que a deshoras,

Te hace creer que una borrachera

Es todo

Lo que tienes que decir.

La desesperanza termina en la palabra,

Único éxtasis y flotador

Para el disturbio.

La desesperanza, la desesperanza cutre,

Que es la esperanza tallada,

La que no resume que no hay que tenerla

Para no tener que abandonarla.

La esperanza soy yo, durmiendo una resaca

De tres pares de décadas,

Que siguen pronunciando el monosílabo NO.

lunes, 26 de septiembre de 2011

La convicción de la belleza

En otro tiempo era posible

Despedazar la carne cruda con los dientes.

La potencia de los caninos

Afloraba en la boca de los hombres

Y tal vez entonces,

Muy cerca de mi arteria radial

Intentó quitarme la vida sin éxito

A saber qué vida,

La que pensó quería darle.


Pero no quería entonces darle nada

A ese ser que embrutecía

Las arrugas sobre el rostro,

Aunque no puedo mentir

Sobre la tendencia a estudiarlo en silencio,

Siempre su mirada de sombra

Anidando en la casa de mercurio.


Se transfiguraba en maligno depredador,

Bajo los efectos de las hadas nocturnas

Y su deseo entregaba hambriento

Para no dejar nuevos restos

De dolor en el camino.


Un amor bestiario que ahora explotaba

En lo quebrado de mis sueños

Y bramaba exilio de anocheceres

A bocados y pupilas

Dueñas y señoras de los gestos malheridos

Debajo de la ropa…

En todo caso, su corazón desmelenado

Seguía abierto en llamaradas

Sobre mi sangre desconsolada

Y excitada en el suicidio,

Pues no quería abrirle el paradero

Aunque lo hacía con el rostro amanzanado.


Tenía miedo de lo que no es absurdo

Pero desespera el rugido.

Tenía ansias de cargarlo sobre mis pestañas

Y enseñarle que el ruido de la muerte

No es más fuerte que la paz.

Sin embargo la esperanza es el hilo que sujeta

Nuestros astros.


Para creer en la vida, es necesaria...


Frase

Si te pareces a un sucedáneo
y si aparentemente ello simboliza libertad.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Pena


Cirrosis emocional
de ataque prohibido,

Hundimiento infértil
de crisis emocional

cuchillo en insomnio
las noches vacías,

esperar inquieto la gerbera
para que me des pétalos.

Y al final,
holgura de tu epicentro
torsión de mis entrañas
verso retenido en la lengua
odio tragado a presión
desprecio
desprecio
desprecio
tristeza
tristura
tris
pena.


Ilustración: Cali Ribera

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Calcuta



Este poema está dedicado a la ONG Lights of Hope, entre cuyos impulsores se encuentra una gran amiga. Están haciendo un trabajo tremendo en India y me encanta. Me pidió que hiciera un poema y no sé si este hará justicia (ojalá que sí).


no en todos los lugares
el uniforme significa uniforme
el color rojo se asocia al corazón
ni la salud se asocia a la limpieza
de los labios al decir "aprendizaje".

no en todos los lugares
se llega y se topa con un campo libre
donde no haya que poner cimientos
en la comprensión de la cultura
de los labios al decir "crecimiento".

no en todos los lugares
los niños tienen la piel de arena
o saben lo que es un proyector
o saben "Blancanieves" o escritura
de los labios al decir "conocimiento"

no en todos los lugares
las madres tienen un centro social
los brazos están protegidos,
las zonas rurales celebran escuela nueva
de los labios al decir "oportunidad"

no en todos los lugares
las personas salen al encuentro
las soluciones aparecen con tesón y horas
la malaria desanima y ante la pobreza, esfuerzo
de los labios al decir "arriesgar"

no en todos los lugares
hay esa luz de ternura que alimenta
de constancia y alegría que reúne,
de cariño que nace en la tormenta
de los labios al decir "monzón"

no en todos los lugares
aparece la pasión por la esperanza
se cruzan continentes para enfrentarse
para poner el granito que es palacio
de los labios al decir "querer"

no,
en todos los lugares no hay "lights of hope"
en todos los lugares no conocen "libertad"
y sobre todo, el temblor de los labios cuando dicen "valentía"
la fijeza de los labios cuando dicen "superar"

sí,
ahora las ideas se encaminan
en el hecho de organizar la voluntad
para iluminar las injusticias con sonrisas.
Esas sonrisas son tesoro y premio
y la admiración desde este corto y pequeño lugar
en el que apenas veo a nadie,

me dedico a recordaros "Calcuta"
y me emociono.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Autorretrato


La cara la tengo dulce,
el corazón lleno de impaciencia,
los papeles perdidos de antemano,
las emociones declaradas país independiente

la frente arrugada de análisis
los labios tristes de lápiz partido
las manos pequeñas para el mástil
la figura sur, curva, suave

los pies con la planta endurecida
el vientre de madre abandonada,
las pestañas, un amor indefinido
las ojeras instintivas y acusadas

la voz prisionera de su nido
la risa de apetito acelerada
la duda a ritmo fijo-discontinuo
y un empeño de excavar desaforado

sin embargo la rendición la tengo pronta,
a la grandeza la trato de menuda,
tengo pocas fuerzas para explicarme
y tengo muchas plumas para irme

por costumbre y aunque tenga miedo,
cometo el error del pañuelo vendado
por si la naturaleza del impulso-hélice
me enmudece o paraliza

y si finalmente la respuesta
no es la esperada...me seco rápida,
como un bicho raro en una fuente
atiborrada de verano.



Foto: Mery Caos




viernes, 16 de septiembre de 2011

Enamoradiza


Me pides que me aleje,
dices, que soy demasiado buena
mientras acaricias mi cara, servilleta escrita
con un montón de mensajes en la noche columpiados.

Me pides que me vaya
dices, soy demasiado tierna
mientras alborotas mi pecho con recuerdos
mientras me cuentas la vida en pedazos
mientras te quiero ojos verdes,
te los abrazo y quiero morderte, cantarte

Me pides que deje de creer en el amor y las azoteas
que lea el poema que se te ha quedado crujiendo en las mejillas
Me pides que...
No entiendes que

soy enamoradiza.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Las mujeres alegres- Lidia Fernández

Poema recitado en la jam session de poesía de Diablos Azules, ayer martes 13 de Septiembre.

Siempre soy todas y cada una de ellas,
al estómago entero cubriendo de páginas e historia,
visitando los casilleros posibles de lo libre,
acordando y cediendo para encontrar las victorias,
las precisas canciones
que encumbren la sensibilidad ondina
junto al dolor.
Y se abren las carnes por el hijo,
por el hermano
por los lazos.

Soy todas y cada una de ellas,
lo soy brindando la caricia
y qué ocurre si los rozo...
soy el derecho al gozo,
al voto, al arte, a la opinión,
al salto de mata;
Luego no necesito arrodillarme
y pedirle a alguien que me diga quién soy:
Lo soy, Mujer

Estoy preñada de una vida que no muere en la piel,
la pureza está arada por los pies que resisten,
la pureza es un pueblo dentro de la mente.
Es un pueblo que ya he conquistado,
y no me dan miedo las viejas escuelas.
No me frenan los peligros que acechan,
no me acobardan los que no me comprenden,
quien quiera que se guarde su alma en el bolsillo.
Ser persona es la única revolución en la que ser
y la única ley con la que en vida, siento

No lo olvides...

Dedicado a todas las mujeres que no tienen que pararse antes de hablar. A todas las mujeres que son, lo que quieren ser.

Tus Ojos-Luis Alberto de Cuenca

Y tus ojos, tus pétalos de luz,
aquellos ojos que resumían el estío,
vasijas de pureza,
agonizan de sombra en su prisión de nieve
y de silencio.
El mundo es una catedral helada.

¿Te gusta la leche?


¿Te gusta la leche? En mi casa puedes tomarte un litro entero de leche Pascual si quieres, porque ya ves, la compré para nada como compré unas toallitas de bebé para dárselas a un chico rumano que no tiene trabajo pero sí tiene hijo, como se adquieren las bombillas cuyo trasero no pega en absoluto con ninguna de tus lámparas, como se cede el asiento en el metro aunque estés agotado.

Todas las acciones tienen un premio, pues ya verás, si algún día me toca la lotería aunque sea una lotería metafórica, avísame, ya sabes, para estar pendiente y dejar de llorar.
Hoy lloraba, ya me conoces, por darme cuenta que con la esencia no hago ni la "o" con un canuto. Que siempre estoy tan lejos o tan cerca, que nunca llego al suficiente sin sufrir, que tengo una cuenta pendiente con mis maletas,que me gusta la palabra portaaviones y que padezco ciclotimia desde que tengo uso de razón. Pero bueno...todo esto es porque no le veo utilidad a las cosas hermosas, y cada día que pasa, les veo menos utilidad.
Te diría ojos, te diría deseo, te diría huir, te diría...que sé que no te tomarás ni uno solo de mis vasos de leche.

P.D. A mí sólo me gusta el café.

martes, 13 de septiembre de 2011

lunes, 12 de septiembre de 2011

Miedos y certezas


A veces tengo miedo de que todo gire y se vuelva opaco,
de que a la bola de los espejos se le desprendan los mini cuadradillos
y se me claven uno a uno cuando no tengo alma de erizo.
A veces no sé a quién le doy mis palabras y eso me asusta,
el tacto de urdir de inferir de abusar de mis pulsos sin alicate
hemorragia perfecta de la sacudida de la vida en la almohada
cada mañana después de soñar con todos, a veces...los fantasmas
de situaciones pasadas me queman los párpados, han herido al kamikaze
que busca el respeto imposible del mundo tras el exceso de embalaje
sin cinta, quiero decir, se cae todo desde el pasado hasta el presente.
Me cuesta mucho no desvanecer en territorios, el humo me envuelve
no quiero dar besos que al final me voy despegando. Lo intacto perece.
Queda el frío después de la cerveza y la confusión de los mismos esquemas
que no eludes.
En realidad, te gusta tu vida, te gusta esta especie de sube y baja y no saber
lo que llevas sabiendo desde que te vaciaron. Sólo sé de confianzas porque si no nunca saltaría.
Eso sí: odias perder y sabes que sueles terminar perdiendo. Demasiadas sonrisas
al final del callejón.

martes, 6 de septiembre de 2011

Sol Nocturno- A Toño Benavides


Me habría montado sobre todos tus ojos,
reconociendo inexorable la ternura de tu azul
y el caos naranja
que fermenta bajo los árboles de un sueño verde.

Dispara la bala, las alas y los pájaros
aunque las sombras lo sean,
tú no eres blanco o negro
sino de un color carne vistoso,

ajena mirada en ebullición nocturna,
corazón desangrado en las costillas
picoteando el circo donde eres trapecista humilde
y caluroso,
muelle donde hay un paisaje ardiendo
y una casa hundida
y una ciudad en ruinas licantrópicas

chimeneas y manos,
y trajes y chaquetas sin dimensión de rostros.
Esos rostros que tú anhelas,
esas manos que tú ofreces:

Esa sangre de fantasía y tinta,
ese sol nocturno
que sigue siendo sol.



Ilustración: Toño Benavides

Juventud (osada y maravillosa al mismo tiempo)

Trato de salir airosa
de tus lupas de alumno ventajoso,
de tus trepas a modo de pestaña
galardonada,
de sentir
podría ser la madre (de todos)
la amiga (de muchos)
la mujer (de nadie)
y que me preguntes
de qué marcas huyo,
de qué señales de rodillas en plegaria

sálvame, respondo, sálvate,
la inteligencia no existe
en el abecedario de lo frágil
y los versos a descontar
de la lista de cuestiones
a resumir en ojos verdes
y en gula de ciencia ficción.

No somos la cobaya que mordisquea
y sale ilesa de las inyecciones,
no somos sólo cuerpo sólo inocencia
sólo recuerdo, recuerdo

No adelantes la pasión que la pulsación despeja
es mejor ser abeja amarilla y negra y amarilla
sin la prisa del panal.
Afina el cristalino.
Vive tus zancadas
como leves trazos del éxtasis
vivo el mundo, vaporoso mientras tiempo.
Aún resta mucho pozo
y mucha agua de cubeta
en este tránsito desequilibrado de preguntas,

y es la juventud tesoro divino
de campo recién inaugurado.









viernes, 2 de septiembre de 2011

dime


dime qué me pasa,
por qué no me musitan las cenizas
como siempre,
y hago flores de papel sobre el espejo,
por qué
tengo unas lágrimas cuajadas
abarrancadas en el pecho,
o por qué pies aplastados sin aplastar uvas
y un viento cortado con tijeras

¿serán las palabras?

es que casi evitan un surgir continuo,
casi que cesan la mirada del caleidoscopio
y las ilusiones parecen transfundidas
casi sin presión.
Y un aliento en el yunque,
y un martillo en la boca.

Una pena extraña en lo más profundo
como si no viniera de mí.

Dime qué me pasa, vida, o cállame