martes, 8 de mayo de 2012

esqueje

No logré publicar el poema que quería.
Salía siempre en blanco.
Se editaba siempre así.
En blanco.

Y no es que yo esté precisamente parada
no es que lo esté. No.
En absoluto. Querría decir muchas cosas
cuando me parecen importantes,
pero si me parecen importantes
en cuanto al proceso de su silencio,
no pueden ser dichas.

Cuando me parecen nuevas, también
descubro en ellas piezas de lo viejo,
miedos de lo viejo
betún en la mirada,
canciones alegres que cuentan historias tristes,
poemas que aman con un titubeo
al borde de la hipnosis.
Prefiero que la hierba se quede en mi boca
hasta el aliento.
Como el follaje.
Como todo eso que no digo
y no es temor ni indiferencia,
tal vez prudencia
en declarar
te.

Me.

Ahora tomo la música
como mi esqueje.

3 comentarios:

Lidia dijo...

y pasan días sin decir ni pío
mientras todo crece.

Juan Antonio dijo...

Pero ahora has dicho mucho. Y suena tan bien.

Lidia dijo...

Muchas gracias, Juan Antonio.

Un abrazo :)