lunes, 23 de julio de 2012

...

Dejo en mis silencios
espacio para tus raíces.
No sigo los consejos
con la brevedad de la tijera, 
el color me cuesta mucho si lo siento,
perfumar la inteligencia con la luna, 
darme un atracón. 
Debajo todo está sucio, 
aunque el volar de las palabras
disimula y confunde el reconocimiento.
Distraigo todo lo que he pensado
sobre plantarte cada día,
busco el desapego 
mientras tus manos agarran
con desesperación mis piernas.
Mis piernas. 

Qué más puedo hacer para que lo entiendas. 

3 comentarios:

Rapso Falaria dijo...

me gusta mucho este poema

Ana A. dijo...

Me gusta ...
Mucho.

Lidia dijo...

Gracias chicas...

:) me alegro de que surja algo. Esta última época me debato sin estilo, escribo en la cojera, aunque cada versión distinta, trascendente o no...soy yo.

Un besito gigante a las dos.