martes, 17 de julio de 2012

Frases hechas

Las frases hechas
condicionan la fluidez. 
Siempre hay alguna buena
que justifica acobardarse, 
o estar continuamente mirando
las caratulas sin penetrar 
en el fondo del deseo. 

Porque en el fondo, 
porque en el deseo,
es cuando cada uno quiere escribir
su propia frase, 
imaginar que la historia será contada 
desde un principio, 
aunque los riesgos 
y las previsiones de precipitación, 
sean las mismas. 

En realidad, no sabemos 
cuándo el éxito si apartamos
la posibilidad y los matices, 
recortando a tijeretazos 
lo que no nos gusta, 
no regresando para no enfrentarnos
con la idea de sentirnos torpes, 
expuestos. 

Pero yo siempre he pensado 
que esa nunca es la salida. 
O al menos no es la salida 
para estar tranquilo, 
tan sólo para parecer a salvo. 

Yo me subo, vuelo. 
No asumo los aterrizajes forzosos
pero me niego a vivir de frases prestadas.

1 comentario:

Rapso Falaria dijo...

A mí a veces me gustan las frases prestadas si no encuentro algo mejor... y la torpeza expuesta, hasta la reconocida cobardía. Pero al pan, pan y al vino, vino. :)
Besos guapa.