viernes, 3 de agosto de 2012

Quietud

ha llegado el instante 
donde las cosas se pierden en una boca. 
voy lenta contigo.
me sirvió el escarmiento, 
aunque aún hay quienes persiguen mis canas
y


quieren el humo neutro  
del ombligo que quedó al otro lado del cristal. 
Vaho hambriento de mundos
que ahora es sólo oído,
música cansada de sentir
que de vez en cuando piensa 
con el corazón entre las piernas. 


me duele mucho 
que alguien pueda querer algo
restaurado, customizado,
pero digo yo...que será la crisis. 


si pienso en volver a amarte
creo que entraré en un tambaleo
amamantando al aire delgado
que ya no me sirve más que para exhalar 


por eso estoy quieta. 
por eso quiero que dejen de llamarme 
aquellos que no saben mi nombre
y sólo han tenido mi carne,


por eso voy a esperarme 
a este lado, sin codicia


hasta la ternura. 

3 comentarios:

Guerrero dijo...

La pasión desnudada en tus manos.
Si alguna vez soñó con ser explicada, soñaba con tus versos.
Si alguna vez pudo tener cuerpo de humano, también soñaba con ser tuyo.

Guerrero

Olvidos catastróficos dijo...

Hola, soy nuev@ por blogger, me he hecho un blog anónimo y quería darme a conocer, tu blog es bonito.
Un saludo desde mis días raros.

Lidia dijo...

Gracias Guerrero...tus palabras siempre son de ánimo.

Un besito.

Olvidos, me alegro, pero me temo que no podré visitar tu blog si no tengo la dirección.

Un abrazo.