jueves, 4 de octubre de 2012

Circunstancia

No tengo grandes cosas que contar;
todo 
me 
suena 
a lo mismo, 
y cuando es lo mismo lo que interviene,
los mismos factores, siempre igual de difusos,
pienso en que busco un hogar
un hogar
no sé,
un sitio donde acogerte cuando regreses,
y de paso 
una manopla para arrastrar las células muertas
del tiempo que transcurre cuando no estás conmigo,
cuando no tengo miedo de estar sola 
sino más bien de que tú lo estés,

cuando pienso en las absurdas fisuras de la vida
que harán
que el mundo
se enfade con nosotros,
y que sigamos siendo entre trago y trago de vino
una misma isla. 

No tengo grandes cosas que contar
excepto que intento reprimir
cualquier circunstancia que me distraiga 
O que impida mi mudanza.
Porque tendré que mudarme
y volver a ser gusano,
o qué creías...