jueves, 11 de octubre de 2012

Organizar, estallar y sentir

Bueno, sé que desde que he vuelto de vacaciones esto es una locura que lejos de estar vacía aunque lo parezca, porque yo siempre he sido sexualmente activa con mi blog, está muy llena. La verdad es que en estas últimas semanas, me estoy dedicando solamente a confabular y compartir, trabajando en conjunto y en solitario para que floten varias cosillas literarias que ya os iré comunicando a tiempo y destiempo, a quemarropa y a susurro, para arrastraros al lado oscuro ;) 

Para el caso, tenéis que disculparme porque en términos generales la felicidad extraña de hacer cosas todo el día no me deja parar, tengo psicosomatismos de todos los tipos, mi cuerpo se queja de estrés prematuro y pomo cerrado donde bullen sin cesar travesuras que como os digo...tiempo al 

tiempo. 

No tengo palabras para expresar cuán agradecida me siento a todas las personas que en este momento de mi vida están siempre ahí, tan cerca aunque tan lejos, tan caricia tan abrazo generoso. Espero poder corresponder a las personas y a la gente que me importa lo mejor que puedo, el único obstáculo es que aún no he cambiado mi naturaleza por la de la pólvora. 
Y por el instante he de ir despacio en lo rápido. Despacio en los plazos. Amando cada pliegue minúsculo 

dentro de mi estela. 

Que me pongo pesada...pero ya nos iremos leyendo y poniéndonos al día.