jueves, 18 de octubre de 2012

Soliloquium


Pulso. Derrame auricular.

Tomándome el café a primera hora
Las mujeres chillan y hablan de los negocios chinos.
Anteayer desarticularon una mafia en Cobo Calleja.

Alguien ha pirateado mi libro
y ya me han contado lo que piensa...
no me importa,
es sabido por todos que nunca he buscado
la perfección en la poesía,
sino una necesidad de pan 
y una autenticidad que a veces confundo
con mucha alegría,
porque brilla normalmente si siento confianza.
¿La siento? La siento. 
Me veo crecer y precipitarme sobre mis sueños,
como un rayo sobre un barbecho oscuro.

Bailarina. 
Bailas y bailas y eres la más hermosa.
Discutimos sobre si esa camiseta podría ser 
de una forma u otra, respetando el dibujo 
que tiene en el centro. 

No quiero que nadie fotocopie a nadie.
Tengo que esperar a sentirte con los brazos abiertos.

Caminamos y caminamos barrios enteros.
Tengo miedo de estar desobedeciendo a una razón mayor
y me centro en mis clavelitos y en mis retinas.

Te quiero. 
En realidad la vida me trata bien.