martes, 13 de noviembre de 2012

Conclusiones

Cuestión sólo hay una, 
aunque queramos disfrazarla de circunstancia. 

Cuando alguien quiere hacer algo, lo hace.
Cuando alguien el sinsentido, la pérdida.
Cuando alguien el olvido, el arrastre...
el desagüe, la destemplanza,
los brazos, conversaciones y dudas. 

Cuando alguien lejos, aleja.
Cuando alguien oscuridad, baja plomos.
Cuando alguien deja pasar el tiempo, 
tiempo pasa para todos.

Cuando alguien no cariño, soledad.
Cuando soledad se elige, no hay lugar para perdones.
Cuando desesperación, no hay salidas. 
Cuando se tapan las salidas desde el corazón,
estamos condenados.