viernes, 28 de diciembre de 2012

Feliz Año Nuevo

El secreto reside en no pretender quizá que nada sea distinto. Porque ya no podría
ser más perfecto. Con su indomabilidad y su plasticidad a partes iguales; 
sus tendencias abisales, sus trampas y recovecos, y también 
su calambre solar, 

su batir, su recobrar la sed. 

Podría decir que este año ha sido el más feliz de mi vida.

Mis últimos regalos, los poemarios con los que cierro el curso, 
las personas con las que cierro el año. 
Las amistades recién mordidas
y las afianzadas. Los descubrimientos a través de las ranuras, 
la interna vocación de las palabras y los gestos de calor, 

las avenidas que reponen la estrechez. 
La estrechez que también sirvió.
Tu aliento. 
Haber perdido por segunda vez a la persona que más necesito, 
pasar un luto de veinticuatro horas y
Asumir-me. Equilibrista de la lágrima

Incendiar a cuantos pueda. 
No apagar la vida, 
no perder el paso, no curvar la espalda, sostener-me. 
Ser yo misma y sentirme querida. 
Compartir mi sonrisa y las reiteradas averías de mi cosmos.

NO buscar NADA. Estar en el momento adecuado
llámalo suerte o que antes no sabía lo que era disfrutar
de sencillamente amar
mi entorno. 
Ser amable. 
Abrazar.
Vivir. 
Sentir
conocer
y crecer. 

Soñar despierta. 
Creo, que ya he ganado
la batalla. Por un momento mis dedos han rozado mi cabello
y no he sentido sólo angustia, sino alegría
gracias a la poesía.

Gracias POESÍA. Te debo a TODOS VOSOTROS.


4 comentarios:

Lidia dijo...

Sigo pensando que llevo tanto dentro que las palabras no alcanzan.

Podría aproximarse a la plenitud, o ser la plenitud en sí misma.

Esto lo digo así, rebosante, porque toda mi vida he sentido una extraña culpa de vivir, llámalo H. Ahora, por fin, me siento con cierta madurez para saber que haga yo lo que haga no puedo más que tener una actitud de paciencia, de agradecimiento por mi vida y de agradecimiento a todas las personas que pasan por aquí (por mi interior) y me tocan.

Un año radiante (salvando la maldita crisis económica, sobre la que habitualmente trato de no pronunciarme para no perder la compostura).

UN BESO Y UN ABRAZO A TODOS.

Guerrero dijo...

Quererte, como te quiero y te queremos "los tuyos", así, a tropel, es tan bonito, agradable y apasionante...
GRACIAS Lidia, de verdad!!

Anónimo dijo...

Felicidades, linda, te lo mereces todo. Besos, D.

Lidia dijo...

Gracias por vuestras palabras cariñosas.

Un besito grande a los dos :) y feliz año otra vez¡¡¡