jueves, 20 de diciembre de 2012

Poema

entre el suelo violeta
y el sueño de hueso
he visto caballos corriendo
y apareándose 
mientras extrañamente deseaba
que todo permaneciera sin herirme,
mano húmeda en la cadera, 
cubierta suave revuelta de raíles cuando el tren viene
y el tren va.
quiero decir los ojos.

paseo dentro de mis bolsas
me cuelo en las rendijas de mis ingles
haya luz...
hágase el amor a tiempo perdido 
con la propia sábana,
mi cuerpo tiene miedo y entonces hace un café.

Me siento frente a una palidez destructiva
y el cielo es de hierro y también de pétalos,
pienso
en ti
en ese desfondarse del todo con el que grito 
desde el astro que me oscurece las entrañas

mi galaxia sin ti es orificio

a veces, 
amor...cuando caigo de la barra de gimnasia
y descubro un sexo vacío, 
y una vida sin nadie a quien acariciar impunemente 
como una sombra leve pero deliciosa,
me desquicio,
un segundo solo, 
me pongo la piel de aguantar
reviento de lágrimas por dentro,

sin embargo me siento terriblemente grande
terriblemente sola ante el peligro
de ser yo misma. 

1 comentario:

Miguel dijo...

Hola Lidia¡¡¡

Me gusta tu blog, gracias por presentármelo. Este poema por ejemplo,es delicioso, tiene hallazgos de poesía poesía.

beso y suerte