miércoles, 26 de diciembre de 2012

Recogida

A lo mejor puede servirte
alguna de mis comisuras
para observar con claridad
los hilos elásticos que nos contienen
como a un roti de pavo en navidad
la ansiedad de la saliva
no escatima recursos para devorar paraísos,
idílicas decepciones
que llegan hoy o mañana a la sombra única
de la realidad distinta o siempre igual,
del coqueteo con el oscuro mantra
que espera un latido acompasado,
que no de compasión por cada torcedura,
cada dolor que viene desde la columna
cada secuencia de sangre vomitada
en cada ciclo por la boca
y esta raza loca
que en ocasiones se destina sólo a no callar
como si callar fuera morir.
-------------------------------------------------------------------------------

No quiero seguir comprando, ni pagando, 
no sé cuánto cuesta entenderlo,
desde fuera y desde dentro
por qué acuden a mí las moscas si no hay miel
hiel
es lo que corta el aire entre tu ficción 
y mi ausencia, 
prefiero rascarme la cabeza en soledad, 
pero al cruzar la acera descubro
que sólo el cielo -el sexo azul de un dios-
me otorga placer, y un buen libro
-cualquiera que se lea para aprender-
produce un calor expulsado a la cara 
y por la garganta reconfortando el sueño
entra y regresa a concederte tregua
cuando descubres tu paz y te sabes diferente,
y te importan de forma diferente 
preocupaciones mundanas e infalibles formas
de caer al pálido absurdo del sabotaje general.

----------------------------------------------------------------------------------

Nada, todo...la vanidad. 
(De recogida...)

1 comentario:

Mariona dijo...

El guionista de mi vida es un ser cruel.

Me alegra saber que aun escribes. Yo ya no puedo...

Tengo mucho miedo.

Te quiero.

Nos vemos pronto. A lo mejor mas pronto de lo que imaginas.