miércoles, 2 de enero de 2013

Nacer de mí

Sé que podrías dejar a tus diversas reencarnaciones
nacer de mí,                                     y desde mí 
abandonar el estado de miedo, 
comprender el rastro, universo enrojecido
que deja síntomas


mundo íntimo
tembloroso
mamífero de luz,                             si pudieras

nacer de nuevo
y yo te alumbrara, y tú

si pudieras nacer desde mí, y de mí

lengua
si el idioma rebañara
con tus flujos
para llegar al aire, 

para habitar el pulmón y nacer 
como un jirón de un mar amplio 
en perspectiva no naúfraga

para abrazar el aire
y derramar 
tu almíbar negro
en la salud,

si la fiebre entera 
fuera desposeerte, 
si la vida entera, alumbrarte

entonces
nunca huirías criatura
creyéndote extraña

y sabrías cada una de mis yemas
tañendo el espíritu 
en la distancia del deseo.