jueves, 28 de febrero de 2013

Si...



                                    

Si en tu cuerpo sí, pareces guardar 
confesiones sobre la tentación
polimórfica de la noche 
                                                                     y las estrellas, 
justo cuando no las miramos,
veo en ti los secretos 

los que dominarán mi mundo, 
pero cuyo desvelo
no será permanentemente inocuo: 
todos practicamos contorsionismo
mientras soñamos,
sin preocuparnos cualquier (h)erradura...

aquello que asoma es curtida piel
que tiembla si se reblandece,
y por ello elige el sedimento vespertino 
                                                                     o rodar como un canto 
elegir 

no pensarnos

porque es pronto.


Pero yo ya soy otra vez el burro
que tartamudea la intermitencia y tiene miedo,
y tiene nieve y tiene frío.

Si en tu cuerpo sí, pareces guardar
confesiones sobre la tentación
polimórfica de la noche.