martes, 19 de marzo de 2013

Martes, Madrid, 50 minutos

Si como el otro día le dije al poeta y matemático Jesús Malia, este verso:

"La asimetría es la madre de todos mis vicios"

y que no contenta con tener una cicatriz bajo mi ojo izquierdo, tener el pecho izquierdo más grande, la cadera derecha con cierta dismetría, el hombro izquierdo subluxado, el incisivo derecho con una obturación algo más oscuro, el pie derecho con esguince crónico y fractura maleolar 

ahora, que mis universos parecen más que descompensados, se abrazan a lo invencible de sus ansias y llevo de nuevo mi realidad ante mí para pensarme...

entonces...ahora, me corto el pelo dejando más larga la melena derecha, para equilibrar...

vuelvo a caminar para erguir. 

Reubico con los cambios físicos aunque sea sólo un poco. 

Me dispongo a vivir de día.

Y al andar descubro a dos loros en el parque devorando las flores de los almendros.

La naturaleza no es justa (malditos loros)-pienso-

Hay que aceptar

el ayuno y el devoro. La única forma es hacerlos surgir como cuando inducimos el sangrado de una herida para poder curarla más tarde, porque después de sangrar estará más limpia.

Hay que viajar por el espacio de nuestras estaciones con la menor congoja posible.

Reflexiones y buen martes

Madrid.


2 comentarios:

Íntimo fárrago dijo...

Jajajajaja. Buenísimo, lo que casi sobraba, la alusión a Malia, jajaja.

Nena tú vales mucho.


Nená

Lidia dijo...

:) gracias, :):)

algunas de mis rarezas, de las que a veces soy más consciente que otras.

Mua¡¡¡