viernes, 12 de abril de 2013

Romperse

Escribir, me digo a mí misma,
debería permitirme decir 
todo esto que me hace estar ronca 
cada mañana.

A mí, me pido

tu estilo mariposa
y tu cuerpo, transparente y erguido 
de vida, sobre las ondas del agua
contra la inercia 
del hundimiento.

Mientras, al miedo que yo siento 
no le es lícita la eclosión; 
el silencio ocupa mi adentro.

A mí, me pido...

tener agallas, el resto está cerca. 

La comunicación, crisálida, 
mezcla de acero y seda,
retiene ahora 
esas ganas 
de volar 
que siempre tuve, 
la voz portentosa clavada 
en medio de la luna.

Cuando se abra la salida 
que invite a ser yo misma,
entonces 
podré agradecerte el ejemplo. 



3 comentarios:

Mery Malaya dijo...

la voz portentosa clavada
en medio de la luna.

Poderosa, échala a volar...

Me encantó.

Un abrazo linda

Íntimo fárrago dijo...

¡Qué bonito, caray!

Cariños,
Nená

Lidia dijo...

Gracias a las dos, chicas¡¡¡

Un besito grande :)