jueves, 2 de mayo de 2013

Ejercicio musical verdadero



La psicodelia se siente mejor
con los ojos cerrados.
El sonido instrumental puro
recorre la excelencia de su atmósfera,
que es acariciar el tímpano
transmitiendo una pasión erudita
de los armónicos del alma,
por ello no hay rocas que escapen
al encanto de la lava que arrolla
el corazón del auditorio. 

Y es tan importante acunar la técnica
como el destiempo que es lamido 
por la catarsis del compás, 
y el jazz que deambula hasta estremecer
las más esquivas naturalezas, invitando
a pulsar la danza dormida, 
que anida en los espacios huecos 
de nuestras sombras. 

El bebop de un trío de ases 
ha emocionado huesos 
que se alimentaban del calcio 
de la trompeta, el contrabajo 
y la batería de baquetas despeinadas.

Avishai Cohen...maestro...
qué gratitud siento al ser testigo de la magia
que reinó en el Berlín anoche. 
Te esperaremos para la próxima
con los brazos abiertos. 




4 comentarios:

Mery Malaya dijo...

Sublime!

Un abrazo fuerte!

Lidia dijo...

:) gracias¡¡¡ Otro para ti¡¡¡ tengo ganas de verte¡¡ a ver cuándo coincidimos, hace mucho que no nos vemos.

Besitos.

cleaysus3 dijo...

Beautiful Beautiful
que ganas de volver a verte!
leemos el 23?
di que si!

Lidia dijo...

Claro, ya he confirmado...:)

preciosa¡¡¡