viernes, 14 de junio de 2013

De la ciencia

Quizá la ciencia
tenga la respuesta a cada una 
de mis muertes

pero mírame mientras 
no creo
nada más que en lo que el ser no engendra al ovular, 

en que la vida de por sí
deja de ser bastante.

Tampoco el motor es nuestra sonrisa.
La sonrisa sirve para acercar,
sólo para eso,
¿quién sonríe?
dime quién sonríe y te diré 

qué pretende.

No partimos de lo bonito,
ni por supuesto de lo que limita,
lo que limita 
nos vale para conservar...

pero mírame en la sinceridad
de la incoherencia, 
si crees que la emoción
es lineal,
si crees que vivimos sin componer
la salvajada

ya he visto demasiada vida
cantándole en el pecho 

evaporando todo intento 
de posarse y regir
los movimientos fieles 
que no contemplen su gen de egoísmo,

cuando se quiere conquistar 
el mundo entero
y para ello,
hay que cambiar las formas
haciendo admisibles mayores 
manifestaciones del yo,
que trabaja su inconsistencia
para dejar a la empatía olvidada;

quizá la ciencia tenga la respuesta,
hace tiempo que ya no me sorprendo
por el animal de nadie, y te recomiendo
que tú hagas lo mismo
si no quieres agrandar ascos, 
hasta rincones 

insostenibles

de odio. 

El valor es una simple utopía...
la permanencia...
un invento de la razón, 

¿la ciencia?
lo que nos conoce y nos desconoce. 







1 comentario:

Lidia dijo...


Ayer tuvimos una charla sobre la ciencia...la ciencia lo sabe ¿todo? de nosotros...y explica ¿todas? nuestras tendencias.
Hay cosas que son naturales y cosas ¿antinaturales?

No lo creo...tal vez yo esté equivocada pero todo según la ciencia debiera ser pro-vida y no todo es vida desde la psique.

No todo es encuentro...

Buen fin de semana¡¡¡