lunes, 3 de junio de 2013

Dentro de una rosa de papel




                                                     Fotografía maravillosa: Michal Chelbin


Estar fabricando el punto,
el punto de papel por el suelo,
la rosa manual 
en los labios 
verso a verso acallado y tanto
cabello oculto. Delante el mañana,
el pasado fallido bajo el trípode 
que sostiene la dirección y el color
de toda una vida. 

La luz desnuda mi presente 
parado a ventana plena. 
Hoy el perfume 
lo guardan mis dedos, 
la manivela de mi pulso, 
el corazón
sin nada de furia, o la furia 
tan bien escondida. El tapete de ganchillo. 

Mi desnudo ya es todo lo que ves.
La habitación es la guerra pero también
el paradero de los pensamientos,
los silencios que acarician mi obra.

Mi mirada es mi obra.
Conoce los pliegues de mis pétalos
y sabrás dónde reposa mi energía.


* Nota: la semana pasada sin comerlo ni beberlo empecé a escribir unos poemas ligados a fotografías, tal cual (no pude evitarlo) y decidí, por qué no...hacer una experimentación. Dejar hablar a la foto con la impresión potente (y subjetiva por supuesto) que se desprenda de la imagen. Una fusión entre la sensación visual y vital. Simplemente, me hacía ilusión compartir uno de ellos en el blog.

6 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Pues a mí me parece bellísimo este dejarte llevar. Un besazo.

Lidia dijo...

Gracias Paloma.

Un beso grande grande.

Rapso Falaria dijo...

me gusta mucho

Lidia dijo...

Gracias, Rapso Falaria...

:) Besos y cariños

Delia Aguiar dijo...

Mi desnudo ya es todo lo que ves.
La habitación es la guerra pero también
el paradero de los pensamientos,
los silencios que acarician mi obra.


Me encanta. Muchos besos.

Lidia dijo...

Gracias, pequeña gran Delia.

Más besos para ti :)