martes, 3 de septiembre de 2013

Desenlaces


                                                                                               * A Rafael Carvajal, 
                                                                                                  por la vendimia de la poesía*



Quiero llegar hasta mil
y se me encharcan los ojos debajo de los párpados,
mundo circular oscuro
que desconozco 
como desconozco la invasión del sarpullido

sin más vuelvo a sentirme enferma...

Ahora tengo poco que decir,
palabras;
he abandonado las ganas de que me amarais 
y entonces los imperdibles comienzan a fallar, 
desprendiendo la identidad
en cada estación que suscita interés,
cuando se pierde el virtuosismo de la emoción
al descarnarse,  

el empuje es enviado a la guillotina,
uno sólo puede verse como a una realidad vibrátil 
y es incapaz de escuchar su voz por completo.

Dolor torvo 
que sobrellevar como buenamente se pueda,
siendo conscientes de la languidez
que prosigue 
a la ceguera dionisíaca, 
de la latencia que conduce inexorable al desenlace;

Nos llenamos de sensaciones 
cuando las sensaciones nos ayudan,
nos manifiestan,
en otros instantes nos concentramos simplemente 
en callar en distinguir, 
en esperar el próximo abordaje
que nos haga estremecernos.