miércoles, 30 de octubre de 2013

Sentirme libre




quiero sentirme libre

quiero poder equivocarme 

quiero poder ser torpe y que aún así las personas se encuentren bien a mi lado.
No quiero sentirme amenazada con que me quieran más si soy más comedida, obediente, complaciente o atenta. Si no abro la boca para pedir algo que no debo.
Si me expreso de forma imprecisa o no selecciono siempre la palabra adecuada. 

Quiero poder ser nerviosa y que alguien me de la mano cuando me tiemble el pulso.
Que me acompañen a conocerme ayudándome y que me entiendan sin tratar de cambiarme. 
Que no me miren pensando cuándo me voy a confundir, que después de sincerarme 
y dejar mis puntos flacos al descubierto, que después de mostrarme absolutamente desnuda,
que después de confiar mis silencios y mis lágrimas, mis miedos y mis intenciones, me animen aunque también quieran hacerme reflexionar, pero en resumen me quieran tal y como soy
con mis vaivenes y sin otras expectativas   


Quiero que sepan cuándo estoy amando, cuándo me estoy contradiciendo y cuándo me doy por vencida porque no quiero suponer una carga. Cuándo no tengo suficiente autoestima
y busco torpe los razonamientos que me defiendan. Quiero que sepan que soy frágil, 
que soy impaciente, que padezco hipocondría y que creo en la energía del universo,
que me atrae la mística, que he hecho muchas locuras y que siempre espero una caricia,
y que en muchos momentos de mi vida no transijo con el sufrimiento pero que sólo a través del mismo se abren los caminos y se llega a la luz. 

Quiero poder dedicarme a varias cosas y alcanzar pequeños objetivos. 
Quiero ser ambiciosa si en la ambición va mi alegría. 
Quiero aprovechar mi vida sin agotarme. 
Quiero vivir en paz aunque sé que hay muchas guerras interiores.
Quiero hacer lo que esté en mi mano para hacer sentir bien a los demás. 
Quiero que entiendan que tengo una sensibilidad especial, que juega tanto en mi favor como en mi contra. 

Quiero sentir respeto,
quiero mi libertad.

7 comentarios:

Lidia dijo...

:9 por querer querer...

esto hace bastante tiempo que lo escribí...pero
me apetecía colgarlo ahora...
he hecho muchos esfuerzos por aceptarme como soy, creo que me conozco bastante bien, no me niego a limar, a modelar, a aprender, a ser mejor...pero dentro de lo que soy, porque así soy.

Feliz resto de semana





Anaís dijo...

A mí me encantó escucharte aquel mediodía después de yoga, en la cocina de mi casa. Charlamos de esto y aquello. Y entiendo todo cuanto dices y cómo lo dices. El ser interior en ocasiones aúlla para que sea respetado por los demás. De eso se trata en definitiva: de respeto, comprensión, empatía, libertad... Y por mucho que nos conozcamos nosotros mismos -como bien dices en tu comentario anterior-, éste es un camino de autodescubrimiento que nunca termina...

Recibe este cálido abrazo.

Íntimo fárrago dijo...

Muy sincero, muy hermoso.
Un abrazo gigante,

Nená

Ludmila dijo...

Un abrazo Lidia, eres genial como eres, como quieres ser. Nos lo merecemos, así que sí, sí y sí. Besos

Lidia dijo...

Muchas gracias, chicas

<3

de verdad...

Ana Igsan dijo...

Te sigo leyendo y me encantas ;). Con esta entrada además me he sentido muy identificada,tenemos una carta a los reyes magos muy parecida.Un besazo y feliz juernes!

Lidia dijo...

Un besito muy grande, Ana...a ver si nos vemos prontito.