domingo, 10 de noviembre de 2013

El vino



El vino es un organismo vivo,
desde el comienzo de su esfera
hasta la sal que lo diluvia entre los dientes.

Sabe a uva que repta en la saliva,
a colofón de estrago y altruismo,
a tempestad que inunda el esófago, 
con la edad de quienes pusieron sus pies
sobre el arrojo.

Luego en el trasiego 
recoge su ser maduro,
se traviste en barrica imaginaria de matices,
para terminar embotellándose a lo sordo
y desde lo nunca traslúcido,
volcarse de lleno en el cerebro,
compango de amapolas y estrabismo;

Su sabor es hondo, esbelto y afinado,
compila el sudor del llanto y la risa
y la oleosa valentía
del significado,
y nunca se muestra precavido, 
como una buena obra de arte.