miércoles, 27 de noviembre de 2013

Longitud



Tiemblo nuestra longitud en la noche
cuando al dormir me naces sombra,
y anida en lo brutal
la procesión del tiempo
en la que no contestas.

La fobia fría borda 
casi imperceptible los lugares que la lana
deja al descubierto, sin un abrigo.

La fidelidad despampanante de mis ojos
no se aparta de la mesilla, 
pero no suena el mordisco sonoro
de mi piel abatida 
por el aroma de tu pelo
o por el volumen de tu silencio,
o la profundidad colosal que es dolorosa
porque multiplica su ausencia 
incluso cuando estamos juntos.

Nuestra realidad es así vieja y nueva, 
nos conocemos y desconocemos 
y a pedazos, cuando no somos 
madeja,
bostezo sin remedio 
nuestra longitud en la noche.






4 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Wow, Lidia, qué primera estrofa. Maravilla.

Un beso muy grande, y leo que en el post de abajo que hoy estás en Vitoria, así toda la suerte del mundo y disfruta mucho.

Lidia dijo...

Gracias aunque ya volví de Vitoria...:) fue la semana pasada y sí, lo pasamos fenomenal.

Muas¡¡

Paloma Corrales dijo...

Anda que yo... Muaks.

Lidia dijo...

:=)

Besitos