viernes, 10 de enero de 2014

Culpable

En las salpicaduras del pasado, 

cada dedo es veleta sobre el agua,
la ondulación sobre la realidad demolida
en secuestros de dolor embrionario,

fogueo en las etapas de destierro.

Voy de rodillas a las causas, 
sufriendo,
y no es por el cansancio físico.

La prisión de mi cuerpo es este limbo
donde nada está muerto y todo jadea,

Violetas pálidas de odio 
bajo la sequedad que ruge
y aviva el terreno irracional de lo arraigado
en botánicas tristes.

Y si soy algo más que mis errores
o la enseñanza de aquello que no he de volver
a tocar jamás. 

Si se despierta ese lugar de ninguna parte dentro de mí

y en la rareza 
imprimo 
movimientos costosos:
ardua es la tarea de comprender,

porque hay algo que nunca termina 
y sólo muda la matriz de la edad que lo gesta,

y ahora duerme
y mañana despierta,

así es mi corazón cuando se siente culpable.


6 comentarios:

María Sotomayor dijo...

La culpa no nos libera Lidia, hay que dejarla a un lado.

Beso fuerte!

Mª Belén dijo...

Ay, Lidia!!
Me escribes, tú no lo sabes, pero me escribes....
"Y si soy algo más que mis errores"
De cuerpo entero estoy en esta duda...

Me encantará que coincidamos, Madrid? Valladolid, quizá? Te invito a mi casa cuando quieras.

Besazo

Íntimo fárrago dijo...

Un poema precioso, y los cinco últimos versos la delicia.
Mis cariños más sinceros,



Nená

Lidia dijo...

Querida María:

Claro, sé que no ayuda. Por suerte cada vez experimento esta sensación, que antes me llenaba de desesperación, como algo que quizá puedo racionalizar mejor. No somos culpables de nada, simplemente responsables de aquello que aún (en mi caso) no hemos aprendido a gestionar. Desde el universo de las emociones.

Muchas gracias por comentar, bonita. Tengo muchas ganas de verte. Besitos.

Mª Belén...voy a Valladolid por trabajo al menos una vez al año, pero como fui en Octubre, todavía falta bastante para la próxima visita. Tengo donde alojarme pero podríamos coincidir y tomar algo juntas. Si en cambio antes vienes por Madrid de visita, no dudes en avisar y nos vemos. Me alegro de poder transmitir y de que te sientas reflejada. Eso sí...somos mucho más que nuestros errores, también somos acierto...sólo que por la exigencia, nos flagelamos de más.
Un abrazo enorme y gracias.

Nená...muchas gracias a ti también por estar al otro lado. Es un gusto poder intercambiar aquello que sentimos.
Otro beso y mi cariño.

Pez Susurro dijo...

ese lugar de ninguna parte dentro de mi...


Entiendo.

Lidia dijo...

Un abrazo grande, Pez Susurro.

:)