miércoles, 8 de enero de 2014

Lo bueno

Llevo algunas semanas detrás de mi voz.
Se hace bitonal por los nervios,
se esconde dentro de un cuello con agujetas,
es como si no tuviera capacidad de relajar
los esternocleidomastoideos 
y estoy oscura, 

sé que me toca trasegar con el ensayo,
sé que la disciplina es la base de cualquier nota,
pero se han marchado personas importantes
y quiero pensar que mi cuerpo obedece sin más
a este vacío que acumulo dentro,
en silencio, me desgañito 
como un buitre carroñero,

de todos modos, es cierto que la vida sigue
y yo, que busco el brillo, 
voy a quitar la suciedad
de en medio.
De este medio que tiene que ver con un chakra agotado,
con un azul metalizado o violeta lleno de hebras grises.

Voy a tratar de continuar
y apoyarme en mi ukelele y abrir 
mi espíritu 

y estar aquí...
donde por ahora quiero aprender a estar.
Respirar hondo y centrarme en lo bueno.


4 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Que sea tu invocación y el 2014 avances con felicidad y poesía. Besazo.

Lidia dijo...

Gracias, preciosa.

Igualmente.

Un besito muy grande y Feliz año¡¡¡

Nuage dijo...

Eso es. Empezando el año con buen ánimo a pesar de las dificultades.
Toda la suerte del mundo para 2014 y que consigas rellenar pronto ese vacío, o por lo menos paliarlo.
Besos,

Lidia dijo...

Gracias, linda...siempre agradezco que aparezcas con pequeñas grandes palabras de ánimo incondicional...

P.D. ¿podemos crear sin ese vacío?
¿no parte todo de la cicatriz?

Aún así...hay que fijarse en lo bueno...sino nos hundiríamos en la congoja.

Feliz año, Nuage y muchos besos.