jueves, 13 de marzo de 2014

Ganar un centímetro

Voy a enseñarte 
cómo perder un hilo
y ganar un centímetro:

Cuando desaparezca tu desprecio,
fortalece posturas,
acaso amanezcas de tu raíz 
más insensible,
y te contemples decorando con tu energía 
sólo los rincones pausados, 

y aunque la rabia siga 
escociendo en los ojos,

vamos a olvidar, te digo,
la sacudida del viento destronando corazas
y destruyendo corazones,

nos vaciaremos con nuestras propias manos,
y cesará el ímpetu automático de cada roce

la imagen dejará de asociarse a una conmoción interior,

y seremos menos poesía en la poesía del desapego.
Seremos esa voluntad.