miércoles, 2 de abril de 2014

Origen


Crecen los desiertos entre nosotros,

así también se descubre el origen

y de algún modo extraño, 
dentro de la decepción, se abre paso 
la paz de lo reseco. 

La certeza nudosa del azar.

En realidad existe 
esta ignorancia como práctica voluntaria
hacia lo que los demás sienten,
y la realidad es independiente de la pausa...

las actitudes 
pueden ser vestíbulos relucientes
en mitad de lo angosto.  

No todo son sombras chinescas
y por eso hay caricias que exceden 
al tacto o al tiempo. 

Vivimos en la esencia 
de lo que perdura u oscila, 
entre el deseo de creer 
o el de rendirse.

Nunca tires la primera piedra,
pero tal vez debas dejar de recogerlas todas
por si hubiera algo en el interior
de las cajas de resonancia
a-musicadas. 

Sé tú tranquilidad 
aunque no indiferencia.
Sólo espera a que el brillo 
remanse en tu horma. Y sé amor.