lunes, 5 de mayo de 2014

Parto


Entre pliegues he roto aguas,
sufriendo plácida:
la mística
oculta bajo los movimientos de las aspas,

porque así son sus brazos

y los movimientos de aire 
que jadean 
en las cosas pequeñas
como su risa,
o sus ganas de vivir sin pretender.

Ahora tendré que componer con más energía.
Tendré que hacer crecer a mi verdad.

Como madre. 

Convivo también con mi parálisis y pido
ser acariciada por el vuelo mientras mis piernas
se adentran 
en lo curvilíneo del mundo.