miércoles, 16 de julio de 2014

La Fuenseca


"el resquicio de humedad de la fuente 
a la que bautizaron como seca, 
se incendió dentro del alma" 
                                                                                   



Bebe cuando no estén 
limpias las manos, 
(contradictoria)...

busca tu hoyuelo 
y ten sed de la verdina en la herida,
en tu rostro nunca estuviste seca,
los secretos se lavan con zumbidos de mosca 
y agua cayendo lentamente 
en tu desfiladero

el vértigo sabe de madreselvas, 
tal vez el amor enorme de una gota salve 
tu vida, 
reencarnación de tu deseo 
en tu vacío.   

Y acerca del absurdo, dime: 

si fuiste concebida como fuente, 
qué clima podrá olvidarte, 
qué palomas no incubarán tu rastro,
cuando te entregues a manar 
como agua viva.