martes, 16 de septiembre de 2014

Con respecto al Amor


Con respecto al amor, mi vida
ha sido un entrenamiento
no exento de golpes y heridas abiertas,
no exento de cicatrices,
todas esas cicatrices que él ahora conoce
y todo lo que conoce sobre mí.

La ciencia del amor es dura:

regletazos en las manos,
peticiones de cariño,
patadas en la entrepierna,
lágrimas vivas por una sensibilidad
que creativamente hace volar
y al aterrizar, despedaza.

Si algo importa, tengo miedo
de adivinar la humanidad del otro
(casi nunca me equivoco, por desgracia)
antes de que ésta aparezca,
y tal vez esa actitud, precipita.

Mi subconsciente quiere hacerte partícipe
de mi sensación de horror cercano.

La cuestión es que ya no sé 
Si es sexto sentido 
O la costumbre de la crueldad
(ojalá fuera lo segundo).

La cuestión es que yo también necesito entender
como leyendo en los labios de una mujer fuerte,
que cada uno va en su bote,
en su deriva o en su cauce,
reequilibrando 
para evitar un naufragio inminente.

La verdad es que creo que hace mucho
que convivo con la pérdida,
conozco el hecho,
lo que no logro hacer desaparecer
es el dolor.