martes, 28 de octubre de 2014

Corazón habitable

                                                                                                      *A la persona que amo*

Me empiezo a poner nerviosa
cuando cerca siento su pasión, 
como una aparición insolente y dulce,
me dejo sorprender por su contorsionismo alegre.

Es un cohete de ideas que asoman 
y despegan con emergencia, 
ilusionadas y locuaces, 
enriquecidas con la premisa de la dedicación:

"Primero a conquistar la galaxia. 
La misión es ofrecer resistencia 
a todo lo que se desvíe 
de la palabra"
(Y todo lo cocina igual de bien). 

Desde que entra por la puerta
se cuelan con él: el ajetreo y la risa, 

los pactos se sellan en clave de imaginación, 
se tientan las proporciones del apartamento,
y la potencia en vatios sobrepasa
el umbral permitido.

Porque después de amar la luz de su genio
y la sombra peculiar de su figura, 
después de respirar la elocuencia precisa
que inunda la sala,
es complicado pensar en cuántos momentos
no has podido sopesar todos sus detalles,
sin evitar saber que lo amas 
sobre todas tus posibles quejas,
y que él consigue hacer de ti 
un corazón habitable.