viernes, 30 de enero de 2015

Confía



Surte a tu vida la incógnita, 
en ocasiones Ventura te ha vuelto la espalda,
no sin entregarte una valiosa 
prebenda: 

Lo inmaterial es lo que al fin 
calienta el alma
y enciende las esquinas. 

Sueñas que las manos de su sombra estaban cerca.  

Estaban cerca todo el tiempo
drenando armonías
por los cuatro costados ocultos del destino.

Certeza liberadora:
Cualquiera que elija tu cueva 
compartirá la melodía de tu garganta.

3 comentarios:

Dormida dijo...

Preciso, bello, exacto...en apenas unas líneas expresas océanos de verdades, aprendidas a través de las llagas, a pesar de ellas tal vez. Y la luz, asomando entre tus versos.
"Confío" en que escribas muchos más poemas así.

Anaís dijo...

"Lo inmaterial es lo que al fin
calienta el alma"

Qué gran sentencia, Lidia. Sigue así, llenando el paisaje interior con la belleza de lo inmaterial.

Otro abrazo cálido.

Lidia dijo...

Un abrazo grande a las dos, chicas :) me hace mucha ilusión recibir comentarios...

Feliz Lunes¡¡¡