jueves, 12 de febrero de 2015

Naturaleza

Quieres vida que todo lo que me da placer
me seque los labios y me afile las esquinas,
que siempre me odie un poco,
pero que no cese de afinar el instrumento 
que lucha 
contra lo pálido.

Que al mismo tiempo niegue el fuego, 
que busque mantenerme 
sin poder afirmarme o definirme.

Pero mi destino inmediato no es naufragar 
pues sólo yo me tengo... 
(bote de madera que se deja seducir 
por el sol, olvidando la corriente).

Quieres vida que doblegue pasiones
para transformarlas en no sé qué 
cosa...

déjame ser...no lo entiendo...

No entiendo por qué no hay respuesta cuando la necesito. 
No entiendo el silencio. 
No entiendo el tiempo de espera. 
No entiendo por qué todo se aleja...
por qué la identidad se viste de máscara. 
Por qué el carnaval de mi pobreza no hace chiste. 

Quieres vida que sea capaz de amar 
un segundo plano sin rendirme, 
aceptando la muerte de lo que amo
en primer puesto,
quizá colocarme de verdad en ese plano 
siguiente,
donde soñar sea estar despierto 
y amar lo poco. 

Quizá yo también ansío la avaricia de lo fácil.  

3 comentarios:

Dormida dijo...

Amar, amando...
amar-Te,
amar-Me,
amando,TEME.
Sigue escribiendo a la vida,
y a los subterfugios del amor.
Me gusta leerte.

Lidia dijo...

Bueno...no sé si tiene mucho que ver con el amor a otra persona.
Esto más bien tiene que ver con que casi todo lo que me gusta, todo lo que me apasiona, encuentra siempre un pliegue que estorba a su desenvoltura. No puedo olvidarme nunca de mi conciencia o me hago daño sin querer.
Lo relaciono con que tiene que haber algo que no logro advertir, y a causa de eso (algo posiblemente de origen espiritual), ciertas cosas importantes me cuestan más esfuerzo que a las demás personas que me rodean (aunque quizá uno tiene esta impresión y no es tan real como uno se cree). Pero lo cierto es que todo lo importante que ha sucedido en mi vida, lo he tenido que hacer sola. Curiosamente he tenido el calor de gente extraña arropándome y no he tenido en ocasiones el calor de las personas que consideraba más básicas en mi vida cotidiana. O aquellas a las que les he entregado sentimientos y emociones hermosas que están en mi memoria y que se encuentran muchas veces muy activas...a pesar del tiempo y la distancia.

He tenido que adivinar e intuir muchas cosas y luego documentarme y trabajar. Trabajar sin parar.

Estoy contenta, simplemente algunas veces me apetece desahogarme...para eso tengo el blog :)
Aprovecho para decir que todo lo que escribo aquí son experimentos.
Formas de extraer.

Un besito, guapa¡¡

Dormida dijo...

Bueno, el amor no siempre tiene que ser a una persona, ya sabes. A una misma, a la vida, a lo que te gusta, lo que te mueve o a lo que sea, pero no deja de ser amor, al menos como yo lo veo.
Un besito.