lunes, 16 de febrero de 2015

Templar


El ritmo 
está sujeto al valor de nuestras emociones;

Propongo 
dejar de mirar fijamente, 
saber que la poesía 
está en los intermedios. 

No podemos permanecer 
ajenos al entorno, 

lo mejor es llevarse bien con la rebeldía.