miércoles, 6 de mayo de 2015

Entendimiento



1. Con lo que hacemos, 
definimos el sentido de nuestra vida
y nuestra autenticidad realizadora. 

Pero de lo que hacemos,
nada vale si no sirve para abrirnos
para interconectarnos,
para respirar tan hondo como podamos.

Mientras nos movemos, nos salvamos;

2. Parece que algo tiene esa danza infinita 
en los costados y el cabello,

planta semillas de O dos. Vitamina

para el lanzamiento a la conquista del entendimiento.

3. Alguien el otro día dijo que odiaba el término
propio (está claro que nada de lo que somos o hacemos
los seres vivos 
debe conducirnos a pensar en ninguna propiedad),

pero también es verdad que nuestro latido único
es el que nos hace buscar vibraciones parecidas,
arrimarnos más a la tierra,
a la belleza, 
quitarnos la envoltura oscura de todos los deberes
que nos han puesto al nacer.

Porque no es la vida la que es injusta,
sino el sistema en el que nos obligan a enfriarla, 
a no sentirla, 
a evitar la confianza y ser presos de la duda 
puesto que a todos nos alcanza el trauma.
Por desgracia a algunos la vida en plenitud les ha sido arrebatada
y por eso tiene aún más valor el grito.

4. Tenemos que entender por qué hacemos lo que hacemos,
porque sólo comprendiendo lo que hacemos
seremos quienes somos, 
dueños acaso de una pequeña parcela
de ese don divino que hemos heredado como criaturas del planeta.

La creación...

Esa búsqueda solitaria, estremecedora
de cercanía comunicativa.

(Todo lo demás es pura salpicadura de egos y arlequines).