martes, 26 de abril de 2016

Auto-cuidado



Vivo en el silencio de las cosas que no digo.

En apariencia enciendo un cigarrillo
Cuando llego a casa y los días fuego
Se fugan de mi vida.

Ahora me desnudo y en pilares escasos
Renuncio a la costumbre de lamer 
Los centímetros perdidos de asfalto.

Evito    profundamente   sangrar.

El temor en cualquier caso es que en mí
Aún sigue vivo ese amor universal
Que da sentido a los versos una vez entregados.